¡Comparte en tus redes!

Averigua si es salmonelosis. Éstos son los síntomas

salmonelosisY lo volviste hacer. No te dio tiempo de comer adecuadamente y acabaste en el puesto de tacos de la esquina. En el momento, disfrutaste cada bocado, pero ahora, justo ahora, lamentas siquiera haberte detenido. ¿Por qué? Tal vez tenga algo que ver el vómito y diarrea que tienes.

Aunque es cierto que una infección gastrointestinal puede tener muchos orígenes, se sabe que la salmonelosis es la enfermedad transmitida por alimentos contaminados más recurrente. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace referencia a decenas de millones de casos en todo el mundo.

Por lo general, este padecimiento sólo requiere reposo e hidratación; sin embargo, en las últimas décadas han surgido cepas del virus de la Salmonella resistentes a los antibióticos y que son un verdadero problema de salud pública.

Pero antes de que te asustes y comiences a preparar tu funeral, veamos cuáles son los síntomas básicos de la salmonelosis:

  • Fiebre alta
  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Náuseas
  • Vómito

En general, estos síntomas comienzan a manifestarse entre las 6 y 72 horas después de haber consumido el alimento contaminado. La enfermedad suele durar entre 2 y 7 días, así que debes cuidarte y beber abundantes líquidos.

Los alimentos de origen animal (carne, huevo, leche, aves) contaminados son los principales transmisores de salmonelosis, pero también debes cuidarte de las hortalizas. Al estar en contacto con estiércol, estas plantas también pueden provocar que te enfermes.

¡Ojo! En algunos casos, la salmonelosis también puede contagiarse por el contacto con animales infectados; así que debes vigilar que tus mascotas no presentes síntomas.

Para evitar el contagio de salmonelosis, la OMS recomienda:

  • Asegúrate de que los alimentos estén debidamente cocidos y aún calientes al servirlos.
  • Evita la leche cruda y los productos elaborados con leche cruda. Bebe sólo leche pasteurizada o hervida.
  • Hierve, purifica y/o desinfecta el agua potable.
  • Lávate adecuadamente las manos antes de comer, después de jugar con tu mascota y después de haber ido al baño.
  • Lava cuidadosamente las frutas y hortalizas, especialmente si las consume crudas. Si es posible, no las comas con cáscara.
  • Evita comer en la calle.

Aunque debes adoptar estas medidas de prevención todo el año, no olvides ser más estricta en temporada de calor.