¡Comparte en tus redes!

Ayuda a tu hijo a elegir la profesión correcta

profesionLlegó el día. Tuvieron que pasar 18 años, pero hoy tu hijo debe tomar una decisión importante: es momento de elegir la profesión que desempeñará el resto de su vida.

En teoría, la mayoría de los jóvenes tiene una idea clara de lo que quiere estudiar; sin embargo, basta ver los índices de deserción en cualquier carrera universitaria, para darse cuenta que la mayoría pierde el interés en su profesión ideal, al llegar a los semestres superiores.

Ciertamente, el cambio de opinión representa una pérdida de tiempo y dinero, por lo que más vale que tu hijo analice bien sus opciones antes de tomar una decisión.

Para ayudarlo a tomar la decisión correcta, te sugerimos que tu hijo analice toda la información disponible, sobre sus intereses y habilidades; así como del mercado laboral. Es importante que consideren los siguientes puntos:

  • Intereses. Tu hijo debe identificar qué actividades son las que más le gusta realizar. ¿Disfruta leer, el deporte, la música, convivir con animales, etcétera? Una vez que tenga definidos sus intereses, traten de relacionarlos con alguna profesión: editor, veterinario, músico. No olviden considerar las actividades que tendrían que realizar en cada una.
  • Capacidades. Al elegir una carrera, es importante ver la carrera más allá del ámbito escolar. Es indispensable que tu hijo considere si cuenta con las habilidades y capacidades para desempeñar esa profesión en la vida diaria. Recuerda que los conocimientos no son suficientes para triunfar en el mercado laboral. Si quiere ser periodista porque le gusta investigar y escribir, pero es demasiado introvertido y temeroso, ¿qué futuro profesional le espera?
  • Vocación. A muchas personas les resulta complicado descubrir cuál es su vocación. En primer lugar, porque tienen que definir quién son, cómo son y hacia dónde quieren ir. Para todos ellos existe la llamada orientación vocacional. Los especialistas en esta rama aplican test para identificar intereses vocacionales y profesionales. Te sugerimos que tu hijo resuelva estos cuestionarios, pues le permitirán descubrir rasgos de su personalidad e intereses, y le facilitará tomar la decisión.
  • Mercado laboral. Es importante analizar las posibilidades laborales que se tienen al estudiar determinada carrera, así como el grado de dificultad para obtener una plaza. Considerar este aspecto evitará que tu hijo estudie para ser un desempleado.
  • Dinero. Este punto tiene dos variantes. Deben considerar la viabilidad de costear la carrera universitaria: libros, materiales, transportación y colegiaturas (si es el caso). Resulta útil evaluar a posibilidad de obtener becas o financiamiento. Por otro lado, tu hijo debe investigar cuáles son las perspectivas salariales de la profesión que eligió. Es cierto que el dinero no es todo en la vida, pero su trabajo debe proporcionarle los ingresos suficientes para solventar sus gastos.
  • Libertad. Este punto es de vital importancia. Sabemos que quieres ayudar a tu hijo a tomar esta difícil decisión, y que probablemente tengas tu propia opinión sobre lo que debería hacer el resto de su vida, pero debes darle la libertad de elegir. Puedes apoyarlo con consejos u opiniones, pero en ningún momento debes imponerle tu voluntad. Recuerda que lo que está en juego es su futuro laboral. ¿Te gustaría que fuera un profesionista frustrado por tener que desempeñar un trabajo que odia?

Como puedes ver, escoger profesión requiere mucho análisis e introspección. Es posible que tu hijo llegue a desesperarse, pero en ningún momento debes darle la respuesta a la pregunta: “¿qué hago con mi vida?