¡Comparte en tus redes!

Qué es el BDSM y cómo divertirte con tu pareja de manera segura

Qué es el BDSM y cómo divertirte con tu pareja de manera segura

Qué es el BDSM y cómo divertirte con tu pareja de manera seguraº

Quizá ya hayas escuchado acerca de este término, se trata de una serie de prácticas y fantasías eróticas, ¿por qué se le da este nombre? El término BDSM fue creado como las siglas que integran las palabras "Bondage y Disciplina", "Dominación y Sumisión" y "Sadismo y Masoquismo".

Pero ten mucho cuidado, realizar este tipo de prácticas sin tener un conocimiento apropiado de lo que deseas experimentar te puede llevar a causar daño a tu pareja o a ti mismo, antes de jugar a esto necesitas documentarte y asesorarte del tema.

El término BDSM tuvo su origen en 1969, fue creado para diferenciar sus prácticas sexuales de otras subculturas tales como el bondage, la dominación, la sumisión, el sadismo y el masoquismo. Estas prácticas tienen una variedad que va mucho más allá del dolor, la pareja busca enfocarse a sensaciones de placer, empoderamiento y control, aunque existen actividades sadomasoquistas que requieren específicamente dolor como vía de sensaciones, de ahí la importancia de que sea una práctica que necesite de acuerdos consensuales entre los participantes.

La palabra "sadomasoquismo" viene de los términos "sadismo" y "masoquismo". El Marqués de Sade, escritor y filósofo francés del siglo XVIII, usó esa palabra en sus obras y le dio nombre a esta práctica sexual. El sadomasoquismo es una patología que afecta a las personas que necesitan ejercer una dominación, violencia o agresividad para sentirse excitados, también está la contraparte, las personas que necesitan sentirse humilladas, adoptar una actitud sumisa o recibir dolor para conseguir placer. Hay una línea muy delgada entre la práctica por diversión y la patología. Las personas sanas sólo lo hacen por diversión, sin llegar a obsesionarse. Es importante diferenciarlo, hay personas que no lo convierten en una patología, sólo lo toman como una afición, una cosa es un trastorno y la otra una conducta sexual gratificante.

Si por casualidad, en lugar de disfrutar del sexo sientes la necesidad de incluir estos juegos y no sientes placer sin la práctica de la dominación y la sumisión, estamos hablando de un trastorno. Por otra parte, jugar a forzar no es sadomasoquismo, sino más bien una práctica sexual como cualquier otra.

Añadir esta práctica a las muchas experiencias sexuales que tienes con tu pareja no supone un problema, sino una novedosa forma de disfrutar, te puede ayudar para romper la monotonía con tu pareja. Es importante que si decides incorporar esta práctica dentro de tu vida sexual tú y tu pareja estén de acuerdo. Necesitar el sadomasoquismo a toda costa es hablar de una patología.

Diversex

En Diversex puedes encontrar asesoría y una comprensión más clara en cuanto a la diferencia entre sadomasoquismo y el verdadero BDSM. Estas prácticas están definidas dentro de un marco, todo parte de haberse negociado, debes establecer límites con tu pareja, así sabrás qué hacer y qué no hacer. Elegir el material correcto y usarlo de la manera apropiada te ayudará a no cometer errores.

Fantasías sexuales más comunes en las mujeres aquí.

Cómo persuadir a tu pareja a cumplir una fantasía sexual, aquí.