Beneficios de comer en familia

¡Comparte en tus redes!

La comida no sólo es un evento en donde todos los habitantes se sientan a disfrutar de los alimentos, es el momento perfecto para hablar e interactuar. En la actualidad, en medio de tantas ocupaciones y a pesar de largas jornadas de trabajo, todavía hay familias tradicionales que esperan a que lleguen todos para cenar juntos. Si tienes la oportunidad de hacer que todos los integrantes de la familia estén juntos en el comedor (o al menos la mayoría de ellos), podrás saber cuáles son los beneficios de comer en familia.

Se obtienen mejores resultados al comer en familia si se establece como regla apagar el televisor y los celulares. Concéntrate en tus hijos y el resto de la familia. A continuación te presentamos siete beneficios que obtienes al comer en familia.

Ahorro de la economía

Se gasta menos dinero cuando se come en grupo y se cocina o calienta una sola vez. Se gasta más cuando se van comprando comidas individuales o comida rápida o se usa la estufa más de una vez. Preparar la comida es más rápido que viajar a un restaurante, ordenar, comer y viajar de nuevo a casa.

Comunicación

En la mesa un niño te puede hablar de cómo le fue en la escuela, una madre puede expresar su punto de vista sobre los quehaceres del hogar. En la mesa se puede detectar si algo malo está pasando con algún hijo. Pero además de ello, en la comida se fortalece la unión familiar, el compañerismo y el amor fraternal. No descuides la oportunidad de que tu familia sea más comunicativa y participativa.

Se combate la obesidad

De acuerdo con una investigación realizada en jóvenes, se descubrió que quienes ven televisión mientras comen tienen una menor ingesta de alimentos sanos y más ingesta de alimentos chatarra. Tú como padre o madre puedes inculcar hábitos alimenticios saludables en tus hijos, puedes acostumbrarlos a tomar agua simple en lugar de refresco. Olvídate de los comerciales que anuncian saborizantes para hacer aguas frescas en tus comidas, la diabetes puede ser prevenida si se crean hábitos saludables a temprana edad. Evita los alimentos relacionados con un excesivo aumento de peso. Comer en familia te permite tener más control de lo que comen tus hijos y te da la oportunidad de hacerlos más sanos.

Rendimiento académico

El programa EAT (Educación, Acción, Transformación) en Estados Unidos, comparó la relación entre la frecuencia de las comidas familiares y el bienestar psicosocial de adolescentes. Se llegó a la conclusión de que las comidas familiares ayudan a un mejor rendimiento académico. La especialista Barbara J. Mayfield, de la Universidad Purdue, asegura que las comidas en familia mejoran las calificaciones de los estudiantes.

Salud emocional

El mismo estudio, citado en el punto anterior, concluye que los adolescentes tienen mejor salud emocional al comer en familia. Les da sentido de pertenencia y obtienen mayor seguridad. El corazón de un hogar es la comunicación, cuando es eficiente habrá mayores posibilidades de cohesión familiar.  Algo tan simple como comer en familia ayuda cuando la situación familiar no es ideal debido a un divorcio o una separación.

Se evitan conductas de alto riesgo

No hay ningún padre que esté contento al ver a sus hijos atrapados en las garras de las adicciones, todos quisiéramos mantenerlos alejados de tales peligros. ¡Comer en familia ayuda en mucho! Los adolescentes que comen en familia tienen menor probabilidad a intentar suicidarse y resulta más difícil que los expulsen de la escuela. Los expertos aseguran que comer en familia se relaciona con un menor consumo de sustancias adictivas en los jóvenes.

Unión familiar

Desde los padres a los niños, todos los miembros se conocen mejor y crean un sentido de pertenencia. Los niños saben que tienen más tiempo a sus padres, por lo tanto se sienten queridos, protegidos y seguros. Los pequeños experimentan valores y tradiciones familiares. Un niño diría: “Me gusta comer con mis papás porque siento que soy importante para ellos, no es lo mismo comer en el carro”.

Conclusión

En la actualidad hay familias que se componen de sólo una madre o sólo un padre, con la compañía de los abuelos o sin ellos. Y es común que quienes son el sustento del hogar lleguen tarde a casa después de una larga jornada laboral.

Te proponemos algo, procura establecer un horario para que todos coman juntos, esperen a que llegue el último miembro de la familia y compartan los deliciosos alimentos de la cena todos sentados en la mesa. No te vas a arrepentir, poco a poco verás las mejorías en tu hogar ¡dulce hogar!