Besos en tiempos de gripe

¡Comparte en tus redes!

La sientes llegar. El dolor de cabeza, el cuerpo cortado, la fiebre y la nariz congestionada son señales inequívocas de que la gripe se ha adueñado de tu cuerpo. Comienzas a temblar y a estornudar, mientras todos a tu alrededor te miran con mala cara.

De un momento a otro te volviste un foco de infección. La gente se rehúsa a saludarte y tu pareja no quiere estar cerca de ti, por lo que los besos ni siquiera son una opción.

Durante años hemos creído que besar a una persona con gripe garantiza el contagio de la enfermedad, sin embargo, la ciencia se ha encargado de demostrar lo contrario.

Varios estudios han comprobado que el rinovirus, o virus que causa el resfriado común, no vive en la saliva, por lo que no hay contagio al intercambiar este fluido en un beso.

La realidad es que el rinovirus se transmite a través de la respiración y la tos, acciones en las que se emiten gotas de las partículas virales que van a parar a la piel. Una vez instalado ahí, el virus llega a sobrevivir hasta dos horas.

De acuerdo con una investigación publicada en la American Journal of Infection Control, es más fácil contagiarse del virus de la gripe común a través de un apretón de manos que por un beso. Ocurre lo mismo con padecimientos estomacales, como la Salmonella.

Tomando en cuenta que el rinovirus vive dos horas en el ambiente, cuando tocas un objeto y otra persona lo toma después de ti, el virus se transfiere a sus manos. El contagio de la gripe se completa cuando el segundo sujeto se toca los ojos, la nariz o la boca.

Así que no hay pretexto. Puedes seguir besando a tu pareja, aunque tengas gripe. ¡Además de más divertido, un beso es más seguro que tomarla de la mano!

 

Fuente: El Confidencial, De 10, Cosas de Salud