¡Comparte en tus redes!

Por su bien, este verano mándalos a trabajar

trabajo_de_veranoAunque para los niños y adolescentes la llegada del verano les da la oportunidad de descansar, jugar, dormir hasta tarde y pasarla increíble, para los padres es sinónimo de estrés y angustia. ¿Qué van a hacer con ellos hasta que se reanuden las clases?

En el mejor de los casos, mandas a los más pequeños a un curso de verano o le pides a un familiar que los cuide mientras trabajas, pero… ¿y los adolescentes?. Difícilmente lograrás que acepten realizar alguna actividad relacionada con la escuela o juegos infantiles, ¿cierto?.

Si tus hijos tienen entre 14 y 18 años, sabrás perfectamente de lo que estamos hablando. Afortunadamente, no todo está perdido. Sofía Macías, autora del best seller Pequeño cerdo capitalista y experta en finanzas personales, tiene la solución a tus problemas: mándalos a trabajar.

Aclaremos que el hecho de que comiencen a trabajar en verano no implica que los explotarás financieramente o que dejarán sus estudios para cumplir con sus nuevas obligaciones laborales. En realidad, se trata de ayudarlos a dar sus primeros pasos en el mundo y de que adquieran todas las herramientas que les garantizarán un mejor futuro.

A decir de Sofía Macías, los jóvenes que comienzan a trabajar a temprana edad suelen convertirse en profesionistas responsables, entregados y comprometidos. Cualidades que los reclutadores valoran, así que el empleo de verano perfecto puede sentar las bases para un futuro laboral exitoso.

Pero eso no es todo, tener un trabajo de verano es formativo para los adolescentes, pues les permite vencer temores, descubrir habilidades que no sabían que tenían y a relacionarse con gente con la que normalmente no tendrían contacto.

Sin embargo, el principal beneficio de que tus hijos trabajen en verano es que comprenderán cuál es verdadero valor del dinero.

De acuerdo con la especialista en finanzas personales, los empleos de verano facilitan en que los adolescentes tengan una perspectiva clara de lo que implica trabajar y esforzarse, de lo necesario que es comprometerse, pero, sobre todo que valoren el dinero.

Y si aún no te convences de dejar que tus hijos trabajen durante vacaciones, debes saber que hacerlo le ahorrará muchos dolores de cabeza cuando tenga que elegir qué carrera estudiará. Aunque no lo creas, muchas personas descubren su vocación en un empleo de verano.

Y sí, aunque muchas empresas tienen programas para contratar jóvenes en verano, no es necesario que ingrese a alguna de ellas. Siempre existe la opción que colabore con algún familiar o que se lance a tener si propio negocio cuidando niños, paseando perros y hasta manejando redes sociales para pequeños comercios.

¿Cómo prefieres que pasen sus vacaciones, jugando videojuegos y durmiendo o reuniendo la experiencia necesaria para abrirse paso en el mercado laboral?

Si quieres saber qué tipo de negocios pueden abrirse mientras se estudia, haz click aquí.