#BlueMonday, el día más triste del año

¡Comparte en tus redes!

Para muchos hoy, tercer lunes del mes de enero, es el día más triste del año, de acuerdo a una supuesta fórmula científica que diseñó un psicólogo británico hace ya 11 años. Se dice que estableció este día como el más triste del año. Los factores que intervienen son varios y van desde el clima frío, la situación económica, y los planes frustrados a inicios de año

#BlueMonday, el día más triste del año, es tendencia en Twitter a nivel local y mundial. Se habló por primera vez del Blue Monday el 24 de enero del 2005. Las redes sociales y los medios potenciaron el fenómeno que lleva el sello de Cliff Carnall, quien se desempeñaba como profesor del Centre for Lifelong Learning, dependiente de la Universidad de Cardiff. Sin embargo tiempo después la institución se deslindó del profesor tras las críticas que recibió el psicólogo por su formula pseudocientífica.

SABIDURÍA QUE AYUDA: Por curioso que parezca, a pesar de que la fórmula no tiene bases realmente científicas, el Blue Monday sí se convirtió en el día más triste del año. ¿Por qué? Por mera tradición. Comenzó a adoptarse en Estados Unidos y se regó por todo el planeta, año tras año se perpetúa la creencia pseudocientífica de que hoy la humanidad entera está triste. Como consecuencia muchas personas se dejan llevar y se deprimen.

La idea surgió en 2005 cuando un canal de televisión de los Estados Unidos lanzó una campaña publicitaria para promocionar viajes. La estrategia publicitaria aseguraba a la audiencia que mediante una compleja fórmula matemática este lunes es el más deprimente del año. Desde entonces todo tipo de marcas aprovechan la tendencia para promover bebidas, antídotos y toda clase de productos. Para mucha gente ir de compras alivia por un momento el estado de ánimo.

Te aconsejamos no dejarte llevar por las tendencias, no por que digan en las redes sociales que hoy es el día más triste te debes sentir así. Busca opciones para no dejarte contagiar por lo que digan los demás, recuerda que la felicidad es una actitud, no una consecuencia.

Alberto Brito