¡Comparte en tus redes!

A calzón quitado, ¿el tamaño importa?

¿Qué es mejor: grande y cumplidor o chiquito pero rinconero? La realidad es que nadie ha podido responder esa interrogante. Durante años, la mayoría de los hombres han presumido las impresionantes dimensiones de sus miembros, mientras sus parejas los miran con ternura y en tono condescendiente aseguran que el tamaño no importa.

En un intento de resolver esta pregunta de una vez por todas, hemos revisado algunas investigaciones científicas y realizado algunas encuestas. El resultado es unánime: ¡Sí, el tamaño importa!

Pero antes de que te acomplejes déjanos profundizar un poco más en la respuesta. En términos generales, las mujeres prefieren los penes más grandes, pero no porque crean que sean garantía de un placer sexual sin comparación.

En realidad, el tamaño del pene forma parte del atractivo físico del sujeto en cuestión. Digamos que es como el hecho de que a ti te gusten más las chicas bajitas o de ojos claros que las altas con ojos cafés. Es sólo un rasgo un físico.

De hecho, algunos estudios señalan que por sí mismo un pene grande no es atractivo. Deben considerarse la altura y la forma del cuerpo. Así un sujeto bajito y flaco no despertará ningún interés sexual por el tamaño de su miembro.

Incluso algunas teorías evolucionistas aseguran que la marcada preferencia por los penes grandes es lo que ha hecho que el miembro masculino aumente su tamaño con el paso del tiempo, y sobre todo, lo que lo ha diferenciado del órgano sexual de otras especies animales.

En cuanto a la idea de que tener un pene grande te hace mejor amante, algunos sexólogos creen que es sólo un mito perpetuado por la pornografía. En ese tipo de producciones suelen aparecer hombres superdotados que hacen enloquecer de placer a sus compañeras, cuando en realidad el tamaño no es garantía de tus habilidades amatorias.

Incluso, algunos especialistas afirman que más que el tamaño, a lo que habría que prestar atención es a la forma del pene; ya que dependiendo de la curvatura o grosor puede estimular mejor determinadas zonas de la vagina.

En conclusión, podemos decirte que mientras más grande sea tu miembro, más posibilidades tendrás de atraer a una pareja, pero ya en la cama, serán tus habilidades para llevarla al clímax las que determinarán que tan buen amante eres.