¡Comparte en tus redes!

Cámbiale a yogur griego y #EnriqueceTuDieta

¡Está en todos lados! Los anuncios de yogur griego están en todos los medios de comunicación, sitios de internet, espectaculares y hasta parabuses. Simplemente, no hay forma de escapar de él, por lo que más vale que veamos a qué se debe que insistan tanto en que lo comamos, ¿no?

Para empezar, hay que aclarar que lo que diferencia al yogur griego del tradicional es que el primero es filtrado para eliminar el suero. Gracias a ello se obtiene un producto con textura gruesa y muy cremoso.

Además, al no contener suero de leche, el yogur griego contiene 40% menos azúcares, 38% menos sodio y el doble de proteínas que el yogur tradicional. Todo ello, lo hace un alimento bajo en calorías (80 a 100), que por su fuera poco no contiene un solo gramo de grasa. ¡Ya nos está agradando la idea de cambiar de producto!

 

El yogur griego es rico calcio y probióticos.

El yogur griego es rico calcio y probióticos.

 

En caso de que te falten razones para unírtenos y cambiar tu dieta, aquí te dejamos algunos beneficios de consumir yogur griego:

  • Proteínas. Una taza de este alimento puede brindarte la misma cantidad de proteínas que un pedazo de carne y el triple que un yogur tradicional.
  • Calcio. Aunque el contenido de este mineral varía de una marca a otra, puedes estar segura de que el yogur griego te aportará el suficiente calcio para mantener tus huesos y dientes sanos, además de garantizar el correcto funcionamiento de tu sistema nervioso.
  • Probióticos. Como buen producto lácteo, este alimento contiene los probióticos necesarios para reforzar tu sistema inmunológico y regular el funcionamiento de tu aparato digestivo.
  • Presión arterial. Al ser una fuente natural de calcio, magnesio y potasio, se considera que este yogur ayuda a regular la presión arterial. ¡Adiós hipertensión!
  • Intolerancia a la lactosa. Dado que el yogur griego sólo contiene 4 gramos de lactosa, este alimento es ideal para quienes problemas de intolerancia. Al comerlo es poco probable que acabes hinchada y con flatulencias y/o diarrea.

Aunque en el mercado existen varias marcas y sabores de este producto, te recomendamos que lo consumas natural. Con ello evitarás que se dispare su contenido calórico. Mézclalo con frutas frescas y un poco de miel. ¡Te encantará el sabor!

 

Notas relacionadas:

Chaca aquí algunas ideas de snacks para llevar a la oficina.

¿Has oído hablar de los arándanos? Descubre aquí todo lo que debes saber de este súper alimento.