¡Comparte en tus redes!

Cambio de pilas en nuestro #LunesDeCortos

Cambio de pilas en nuestro #LunesDeCortos

Cambio de pilas en nuestro #LunesDeCortos

¿Te has preguntado cómo sería nuestro mundo cuando la tecnología y la robótica avancen? Seguramente muchos androides se volverían parte esencial de nuestra vida, quizá los robots convivan con los humanos como lo hace hoy una mascota.

Seguramente los robot serán útiles y ayudarán a realizar distintas actividades o quehaceres del hogar. Pero más allá de los beneficios que pueda obtener un ser humano en cuanto a actividades existe una posibilidad que se ha vuelto un punto de discusión y posiblemente una fantasía no muy alejada de la realidad, los vínculos sentimentales que pudiera tener una máquina con un ser humano.

¿Realidad o ficción? Sea una realidad de la que pudiéramos ser testigos en algunos años o una simple fantasía que jamás podría hacerse realidad, tenemos para el día de hoy en nuestro #LunesDeCortos una conmovedora historia que nos habla de al menos tres temas principales la amistad, los robots y los humanos y la soledad en los adultos mayores.

La amistad es un tesoro muy valioso, sobre todo ahora que el mundo vive cada vez más ajetreado y ahogado en la secularidad del mundo. Quien se da la oportunidad de tener amigos vive mejor, William Shakespeare dijo: "Los amigos que tienes y cuya amistad ya has puesto a prueba, engánchalos a tu alma con ganchos de acero".

Otro de los temas que aborda el cortometraje es la soledad en la vejez, hay muchos adultos mayores que han tenido que enfrentar la realidad de vivir en soledad en los últimos días de su vida. Es importante prestarles atención y no ignorar que ellos en algún momento vieron por el bienestar de sus hijos, les dieron alimento, vestimenta, educación y cariño. ¿No crees que los hijos deberían compensar el esfuerzo que hicieron sus padres y compensarlos con una mejor calidad de vida? Hoy tenemos Cambio de Pilas en nuestro #LunesDeCortos. "Cambio de pilas" se estrenó en el 2013, está dirigido por Casandra Ng y escrito por Lim Shu Gi.