¡Comparte en tus redes!

Cáncer de piel detéctalo a tiempo

Al hablar de cáncer de piel, inmediatamente pensamos en bloqueadores, sombreros, gorras y demás medidas para protegernos de los rayos UVA y UVB. Pero… ¿sabías que tu piel ha acumulado la radiación de todo el sol que has tomado a lo largo de tu vida?

cancer de piel

Tal como lo lees. Las veces que te asoleaste de niña pueden afectarte ahora o en unos años. Por ello es importante que vigiles atentamente todos los lunares, pecas y manchas que tengas. Aunque seguramente, ninguno de ellos será maligno, es indispensable que estés atenta a cualquier a cambio.

En México ocupa el segundo lugar de incidencia, pasando de ser común en personas con de 50 años a presentarse en edades más tempranas como a los 18. Esto gracias a la mayor exposición al sol y al uso de camas bronceadoras.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el cáncer de piel es el más frecuente en los seres humanos, esto al encontrar que cada año se diagnostican dos millones de nuevos casos en todo el mundo.

 Para examinar adecuadamente tu piel, debes considerar cinco aspectos de cada lunar, mancha o peca:

  1. Asimetría. Asegúrate de que las dos mitades tengan la misma forma.
  2. Bordes. Revisa que éstos sean regulares
  3. Color. ¿Presenta zonas de diferente color con sombras marrones o negras y a veces en rojo, blanco o azulado?
  4. Diámetro. Dado que los tumores cutáneos malignos suelen tener un diámetro mayor a 6 milímetros, debes asegurarte de que tus manchas no superen esa medida
  5. Evolución. Debes revisar periódicamente tu piel para ver si alguna mancha o lesión cambia de tamaño, forma o color, o está sangrante y no se cura.

Si notas alguna irregularidad en estos aspectos, acude de inmediato con tu dermatólogo. Recuerda que la detección oportuna es indispensable para vencer al cáncer.

Otras señales de advertencia para evitar el cáncer de piel son:

  • Una llaga que no cicatriza.
  • Propagación del pigmento del borde de una mancha hasta la piel circundante.
  • Enrojecimiento o una nueva inflamación más allá del borde.
  • Cambio en la sensación (comezón, sensibilidad o dolor).
  • Cambio en la superficie de un lunar (descamación, exudación, sangrado, o la apariencia de una protuberancia o nódulo).

Para asegurarte de revisar hasta el último milímetro de tu piel, te sugerimos que realices el examen en una habitación bien iluminada y frente a un espejo. Pide a algún familiar o amigo que cheque tu espalda, cuello y todas aquellas partes de tu cuerpo de difícil acceso.

solpiel

En México el cáncer de piel ocupa el primer lugar de incidencia entre los hombres y el tercero entre las mujeres.

Notas relacionadas:

¿Te gusta asolearte? Ten cuidado con la tanorexia. Aquí te decimos qué es.

Si te gusta disfrutar del sol, aquí te damos unas ideas para hacerlo de forma saludable.

Si no sabes cómo elegir el bloqueador solar adecuado para tu piel, haz click aquí.