¡Comparte en tus redes!

Celopatía, cuando tus celos se vuelven enfermizos

celopatiaDicen que los celos son una forma de demostrar amor, cariño o simplemente que alguien te importa, de ahí que temas que alguien te robe su atención.

Lo cierto es que los celos son una manifestación de tu inseguridad. Te asusta que tu pareja te cambie por una persona con mejor físico, más cualidades o mejores habilidades que las tuyas.

Aunque los celos son una emoción bastante común entre los seres humanos, pueden alcanzar niveles patológicos. Es entonces cuando hablamos de celopatía, un trastorno emocional caracterizado por una alteración de la realidad.

Los celópatas manifiestan baja autoestima, un continuo temor al abandono o la pérdida, y su condición puede estar asociada a cuadros de depresión o dependencia de sustancias.

De acuerdo con los especialistas, la celopatía es una emoción cegadora, con límites insospechados y consecuencias destructivas para la pareja. Quienes presentan esta condición desarrollan cuadros obsesivos regidos por una percepción errónea del otro.

De hecho, la mayoría de los casos de celopatía son simplemente proyecciones encubiertas. Es decir, que ves en el otro lo que tú estás sintiendo o quisieras hacer, por lo que tu necesidad de controlarlo y vigilarlo es una forma de acallar tus pensamientos.

Vale la pena aclarar que quienes sufren de celos patológicos tienen antecedentes de engaños o mentiras, ya sea por parte de los padres o en alguna relación pasada.

Si tienes dudas de si los celos de tu pareja son “normales” o enfermizos, debes prestar atención a estas señales comunes entre los celópatas:

  1. Suelen ser personas ansiosas y agresivas
  2. No respetan el espacio personal
  3. Tienen pensamientos recurrentes sobre la infidelidad. Todo el tiempo creen que su pareja los está engañando y su traición es la causa por la que no les contesta el teléfono o no puede ir a verlas.
  4. Viven con el creciente deseo de descubrir a su pareja siendo infiel y no paran hasta demostrar que tienen la razón. Por ello le revisan el celular, la cartera, redes sociales y hasta las bolsas del pantalón.
  5. Suelen fijarse en acontecimientos insignificantes para acusar a su pareja y, aunque ésta le demuestre que no es cierto, el celópata no estará dispuesto a cambiar de opinión y reconocer su error.
  6. En los casos más extremos, la persona con celopatía puede llegar a ser violenta con su pareja o consigo misma.

Si has notado algunas de estas señales en el comportamiento de tu pareja, o en el tuyo, deben acudir con un psicólogo o un psiquiatra. Estos especialistas son los mejor calificados para tratar este trastorno. En algunos casos, es necesario administrar antidepresivos u otros fármacos.

Recuerda que en una relación sana no hay espacio para los celos, y cada comportamiento está encaminado a fortalecer los lazos afectivos y el crecimiento de la pareja.