Lo que no te dicen y debes saber de los cigarros electrónicos.

¡Comparte en tus redes!

Durante años se ha creído que los cigarros electrónicos son la mejor alternativa para aquellas personas que buscan dejar de fumar, ya que su consumo es prácticamente “inofensivo”; sin embargo, esta idea no podía estar más alejada de la realidad.

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Harvard, el saborizante líquido que se usa en estos dispositivos contiene una sustancia que puede dañar severamente los pulmones y vías respiratorias. Se trata del químico conocido diacetil, el cual también se emplea en las palomitas de microondas.

Esta sustancia se ha relacionado con el llamado “pulmón de palomitas de maíz” o bronquiolititis obliterante, enfermedad que afecta los pulmones dejando cicatrices e inflamación en sus tejidos, lo cual provoca sibilancias y falta de aliento, en algunos casos se requiere un transplante pulmonar. Este padecimiento se detectó por primera vez en empleados de fábricas de palomitas de microondas, los cuales pasan todo el día aspirando diacetil.

Cabe señalar que comer este saborizante es completamente seguro; sin embargo, inhalarlo puede causar graves daños al sistema respiratorio.

Pero el problema con los cigarros electrónicos no termina ahí. Los investigadores de Harvard también detectaron otras dos sustancias dañinas: la acetoína y la 2.3 pentanodiona. Eso sin contar que ya en 2009, la Agencia Americana de Alimentos (FDA) reportó que algunos dispositivos liberaban cantidades detectables de compuestos cancerígenos, como el propilenglicol y las nitrosaminas, éste último también lo puedes encontrar en los cigarrillos convencionales.

Además, estos artículos pueden llegar a liberar un químico llamado dietilenglicol, usado habitualmente como anticongelante para coches. Como verás, no es precisamente “vapor de agua” lo que sale de los cigarros electrónicos.

Lo cierto es que no existe mucha información sobre los efectos secundarios de utilizar estos dispositivos, así como los daños que puede causar a los fumadores pasivos. Sin embargo, las principales organizaciones de salud a nivel mundial han afirmado que no son tan seguros como los fabricantes no han querido hacer creer. De ahí la urgencia de regular la elaboración y uso de cigarros electrónicos.

¿Alguna vez has empleado estos dispositivos?