¡Comparte en tus redes!

Claves para una vida sexual plena

Alessia Di BariSin rollo ni preámbulo les dejo una serie de claves para que disfruten de una vida sexual plena:

Pide lo que te gusta:

Atrévete a pedir lo que quieres, conforme nos vamos animando, esto va haciendo que nuestra confianza hacia nosotros mismos y en pareja, crezca. Así que, se vale pedir cómo, cuándo, qué, por dónde y hasta dónde nos gusta. 

A veces no llegas:

Las cosas no siempre salen como nos gustaría, necesitamos trabajar nuestra tolerancia a la frustración, para aprender a disfrutar lo que sí hay, aunque a veces no sea el paquete completo. De otra forma, la ansiedad por sentir que no estoy siendo capaz de dar y/o de obtener placer, nos puede generar algún síntoma sexual en el futuro.

Desarrolla la imaginación:

Leer, ver, escuchar, escribir cosas con contenido sexual son formas de ir desarrollando nuestra imaginación. Si además lo compartes en pareja ¡Qué mejor!

Conoce tu cuerpo:

Esto significa estar en paz con él, incluso sino me mata de pasión, puedo aprender a estar en paz con mi cuerpo y por lo tanto, permitirme disfrutar con el. Si no estoy a gusto en mi piel, se vale buscar opciones: cambiar mi alimentación, un estilo de vida más saludable, hacer ejercicio, ir a terapia, etc. Mientras mejor te sientas contigo misma(o), más segura(o) y enérgica(o) te sentirás entre las sábanas.

Permítete disfrutar:

Parece una tontería, pero a veces necesitamos proponérnoslo. Generalmente, un buen primer paso es atreverte a cuestionarte porque normalmente lo que hacemos es asumir que las cosas son de determinada manera sin darnos permiso de preguntarnos si esa “determinada manera” funciona para nosotros. Se vale romper esquemas y cambiar paradigmas, siempre y cuando, estos nuevos funcionen mejor para nosotros.

Edúcate:

Sí, está comprobado que las personas que más gozan su sexualidad tienen expectativas reales basadas en una educación sexual plena y positiva, que nos invita a descubrir y disfrutar. Una educación que nos enseña a construir realidades no a limitarlas. 

Sé egoísta:

Back tu basics, no se vale responsabilizar a nuestra pareja de nuestro placer y además, encima de todo, quejarnos porque no sabe cómo hacernos disfrutar si ni la molestia nos hemos tomado de conocernos y explicarle qué nos gusta.

Primero tu y luego el otro. Primero me hago cargo de ver qué necesito, cómo, cuándo y dónde para poder comunicarlo y entonces sí, compartir juntos nuestros gustos y necesidades desde un mejor lugar.

Alessia Di Bari