¡Comparte en tus redes!

Comer en la oficina te hace subir de peso

Comer en la oficina te hace subir de peso

Comer en la oficina te hace subir de peso

Pasas mucho tiempo sentado en la oficina, te vuelves sedentario y comienzas a ganar kilos, seguramente habrás notado que pasar mucho tiempo sentado en el escritorio te hace ganar kilos, o bien aumenta el tamaño de tu panza.

No tomarse un tiempo de descanso para comer provoca que tu cuerpo incremente el nivel de ansiedad, lo que provoca un déficit en el proceso de quema de calorías consumidas. Por otra parte, comer sólo y rápidamente causa dificultades al digerir la comida.

SABIDURÍA QUE AYUDA: Muchos oficinistas cometen el error de ingerir bocadillos en horas de trabajo, como galletas, frituras o dulces. De acuerdo con un estudio realizado por la tienda High and Mighty en Gran Bretaña, que encuestó a 2 mil hombres y mujeres oficinistas, reveló que un 33% come algo para lidiar con el estrés, 22% asegura que necesita azúcar para afrontar su jornada laboral, 13% de las mujeres comen entre cuatro o más bocadillos al día. Las galletas son el vicio más común entre los oficinistas(42%), seguidas de los chocolates ( 38%), las papas fritas (32%) y los pasteles (13%).

La nutrióloga Sarah Brewer asegura que respetar el desayuno hace que las personas se sientan más satisfechas, así no tendrían la necesidad de comer golosinas. De acuerdo con la especialistas, saltarse las comidas provoca que las personas comiencen a comer más y de forma poco saludable durante la jornada laboral.

Cuando una persona no come sufre de fatiga durante el día, tiene una menor concentración, lo que podría provocar salir más tarde, está de mal humor y tiene un pobre desempeño laboral. No desayunar hace que un empleado disminuya sus capacidades, como sus habilidades de locución, expresión y la destreza para resolver problemas.

El desayuno es indispensable, mejora el estado físico, síquico y nutricional, una alimentación equilibrada debe incluir cereales y/o sus derivados (avena, maíz, trigo, etc.), lácteos, fruta, jugos, leguminosas, verduras y carne (en pocas cantidades). Procura que tu alimentación sea variada, pues comer una sola cosa hará que consumas sólo un grupo de nutrientes.