¡Comparte en tus redes!

Comer en la oficina sin perder el estilo

Renata RoaTodos hemos sido testigos de apodos como “¡Ah, claro! ¡Juanita la del atún!”, Sí, claro, la secretaría del contador que siempre se termina el café”, “La del 2º piso que siempre calienta la comida y deja apestando el piso”, y seguro tu debes de tener unos mejores. Lamentablemente nuestras acciones tienen a construir nuestros apellidos en el ambiente laboral y se vuelven atributos de nuestra marca personal que no necesariamente nos ayudan al momento de interactuar con los demás  y todo a raíz de no conocer algunos de los tips básicos para comer en la oficina.

¡Justo eso es etiqueta! Se conoce como la cortesía social que nos ayuda a convivir mejor. Es una gramática que cuando no se usa, puede reducir la percepción que otros tienen de nosotros acerca de nuestra educación, elegancia, consideración hacia los demás, y temo decirlo, vincula nuestra marca personal con atributos que no necesariamente en el largo plazo nos pueda ayudar. Se sustenta en 4 pilares: respeto, sentido común, educación y si aplica en las políticas de la empresa que claro que tienen un peso importante.

Con base a estas 4 premisas, que aplica para todo en la vida, te dejo algunos consejos que espero te sirvan para no ser rebautizado por lo que haces y comer en la oficina sin perder el estilo.

  1. Opta por alimentos que no huelan mucho. Según algunas encuestas de “Los alimentos más ofensivos en la oficina” están de menos a más: palomitas, comida rápida, comida recalentada china, cebolla cruda (dígase como ingrediente complementario de sopes, tostadas, tacos, chilaquiles), huevo cocido, pescado de cualquier tipo, tacos de cualquier tipo (canasta, carnitas), hotdogs, pizzas y ¡te tengo noticas! El pescado calentado en el microondas, en verdad que deja su olor por todo el piso y por varias horas. Evita por llevar estos alimentos a la oficina, calentarlos o bien comerlos en zonas donde el olor se impregne.
  2. Aunque no lo creas, existen algunas verduras que también son muy olorosas y pueden incomodar a los demás como el brócoli, la coliflor o las coles de Bruselas.
  3. No dejes tu molde encima del escritorio. No sólo habla de ti ante los ojos de un externo, sino de la organización. Recuerda que eres un embajador de marca. Antes y después de usarlos, ponlos fuera de la vista de todos.
  4. No invadas el refrigerador colectivo con los 5 moldes para cada una de las comidas, colaciones y demás que llevas. Recuerda que como su nombre lo dice, es colectivo y eso quiere decir que debe de haber espacio para los otros, aunque no lo usen.
  5. No olvides en el refrigerador colectivo, el molde con comida. Luego de un par de días por muy refrigerado que esté, también se echa a perder.
  6. Evita tirar la comida echada a perder en el basurero colectivo. Aunque esté tapado, esos olores penetrantes son muy incómodos para el resto de los demás. Espera a llegar a casa y hazlo en una bolsa aparte y ciérrala.
  7. Cambia de manera frecuente los moldes. Con el uso se tienden a colorar, rayar por los cubiertos y lucen sucios y descuidados. Tus cosas son tu reflejo. ¿Qué quieres que digan de ti?
  8. Usa un molde adecuado para la comida que estás llevando. Sonará lógico pero cuántas veces llevas algo con caldo en donde el líquido terminó, si bien te va, en la bolsa en la que lo transportabas.
  9. No laves los moldes en el lavabo de manos. No solo puede dejar residuos que a veces no se van, la mezcla de olores también puede ser muy desagradable para los demás. Espera mejor a llegar a casa y ahí hacerlo como Dios manda.
  10. A veces por el tiempo, será necesario que comas en el escritorio. Trata de llevar una servilleta para ponerla sobre el escritorio y así evitar que se ensucie en caso de que algo se caiga.

¿Me faltó alguna otra?

Renata Roa