¡Comparte en tus redes!

¿Cómo acabar con esa relación tóxica?

Pues sí, la vida está llena de elementos que pueden envenenar nuestro cuerpo: bebidas, alimentos, contaminación, químicos, plantas o animales, pero… ¿te has detenido a pensar que tanto te afectan las personas con las que tratas diariamente?

Aunque parezca imposible de creer, hay gente que es altamente tóxica, tanto que el simple hecho de que formen parte de tu vida puede provocar que te enfermes. Más de uno ha desarrollado ansiedad y depresión por convivir con una persona que intenta controlarlo, lo critica todo el tiempo o utiliza la culpa como arma.

En realidad, para que alguien pueda hacerte tanto daño, debe ser muy cercano, como un amigo o familiar, y por supuesto la pareja. Lo peor es que el amor te ciega y es prácticamente imposible que des cuenta del grado de toxicidad de tu relación.

Afortunadamente, los especialistas han dado con la forma de acabar con una relación tóxica. Por supuesto, no es una tarea sencilla, y más de uno luchará porque no lo saques de tu vida, así que debes mantenerte firme y tratar, en la medida de lo posible, de establecer límites:

  • Tóxico. Si has llegado a la conclusión de que tu pareja es una persona tóxica emocional, debes averiguar qué es lo que realmente quiere de ti. Ya sea consciente o inconscientemente, este tipo de personas actúan con un objetivo, como tratar de monopolizar tu cariño o controlarte porque es demasiado insegura.
  • Daño. Una vez que sepas cuáles son sus objetivos, debes concentrarte en ti y el daño que estás sufriendo. Tal vez esté interfiriendo en tus relaciones con otras personas, afectando tu vida social o dañando tu autoestima. Identificar el tipo de daño que te está haciendo es indispensable para neutralizarla.
  • Estrategia. ¿Cuál es su modus operandi, se hace la víctima, te amenaza o critica todo el tiempo? Debes prestar atención a lo que hace y cómo lo hace. ¿Todo lo que ha intentado le ha dado resultado?
  • Debilidad. Ésta es la parte a la que debes prestar mayor atención, pues requiere un ejercicio de introspección. Tu pareja ha podido hacerte daño porque conoce tu debilidad. Si dudas de la calidad de tu trabajo cuestionará lo que haces o criticará los resultados, o si te preocupa tu vida social, puede meter cizaña en la relación con tus amigos. Digamos que lo único que hace es echarle leña al fuego. El problema ya lo tienes, él o ella sólo lo alimenta a su conveniencia.
  • Límites. Una vez que has trabajado los puntos anteriores, sólo te queda bloquear la toxicidad de tu pareja, y para ello necesitarás aprender a poner límites. No estamos seguros de que encararlo(a) y reclamarle lo que está haciendo dé resultado, pues podría dar pie a toda una nueva serie de ataques a tu salud emocional. Si en verdad quieres mantener esa relación, debes cerrar la puerta a todo comentario, crítica o chantaje que haga. El objetivo es evitar que te haga daño.

Aunque en esta ocasión hablamos de parejas, debes saber que tus madres, hermanos, amigos, jefes o compañeros de trabajo pueden ser tóxicos, por lo que puedes emplear este procedimiento, en cualquier caso.