¡Comparte en tus redes!

¿Cómo afecta el zika a mujeres embarazadas?

¿Cómo afecta el zika a mujeres embarazadas? Se presenta como una gripe leve, pero es una enfermedad que podría resultar peligrosa para mujeres embarazadas, es una enfermedad viral que se transmite por la picadura de mosquitos del género Aedes, Aedes aegypti y el Aedes albopictus en América latina, de pasar el Atlántico el insecto transmisor quizá sería el Aedes albopictus o mosquito tigre.

Síntomas del zika

Este virus se ha presentado en países como Brasil, África, sureste de Asia, países de las islas del Pacífico y México. Sus síntomas son fiebre, manchas rojizas en la piel, comezón, conjuntivitis, dolor en articulaciones, dolor de cabeza y cansancio.

En lugares donde hay epidemia las personas presentan  el aumento de un síndrome neurológico llamado Guillain-Barré. es mejor ir al médico si después de 1 o 4 semanas de haber adquirido la enfermedad se presentan dolor, hormigueo o debilidad en pies y piernas. La debilidad puede convertirse en parálisis, por eso es que en casos graves se requiere de hospitalización.

Sólo el médico puede confirmar si se trata del virus del zika, dengue, chikungunya, la rubéola (si no te has vacunado), citomegalovirus o alguna otra enfermedad a través de una prueba de detección.

¿Cómo afecta el zika a mujeres embarazadas?

¿Cómo afecta el zika a mujeres embarazadas?

Relación con las mujeres embarazadas y fetos

De acuerdo con la opinión de los médicos expertos, tres de cada cuatro pacientes superan la dolencia sin sintomatología clínica. Hasta ahora continúan las investigaciones sobre las afectaciones a mujeres embarazadas, pues se relaciona este virus con problemas de salud en los fetos.

Aunque no hay evidencias científicas claras para asegurar la aparición de microcefalia en fetos, los científicos están relacionando esta dolencia en mujeres embarazadas con el aumento de alteraciones neurológicas, entre ellas microcefalia (bebés con la cabeza pequeña), síndrome de Guillain-Barré, y otras más en las criaturas antes de su nacimiento.

Es por eso que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó hace unas semanas el virus zika como una "emergencia global" por la sospecha de que afectan a los bebés.

Sin embargo, no todas las mujeres embarazadas que se han contagiado con este virus tienen hijos con malformaciones, por esa razón todavía se están realizando investigaciones científicas para averiguar cómo es que el virus logra llegar al feto y cómo bloquea su desarrollo.

La manera más correcta de prevenirlo es asistiendo al médico, pues sólo él puede decirle a una mujer embarazada si se ha contagiado del virus del zika o tiene alguna otra enfermedad. El médico verificará el tamaño de la cabeza de tu bebé por medio de una ecografía o un ultrasonido. Se cree que los tres primeros meses de embarazo son los más críticos, por lo tanto no conviene contraer esa enfermedad en esta etapa del embarazo.

Lactancia

Lactancia

Amamantar o no a tu bebé

Este es un tema controversial, algunos médicos argumentan que aunque el virus puede estar presente en la leche materna, el bebé no se contagia, por lo tanto puedes amamantar a tu bebé siempre y cuando bebas muchos líquidos.

Otros especialistas prefieren reservarse a decir que es mejor tener las medidas máximas de prevención, por lo tanto sugieren a la madres infectadas interrumpir la lactancia.

En cualquiera de los dos casos, la madre se enfermó por la picadura de un mosquito, por lo tanto se debe proteger al bebé contra picaduras de mosquito y evitar la presencia de estos insectos en casa.

Inmunidad y vacunas

Lo que se ha investigado hasta ahora es que las personas que ya se enfermaron con el virus del zika desarrollan inmunidad a la enfermedad, por lo que no volverán a enfermarse. Pero todavía pueden contagiarse de otros virus del mosquito Aedes aegypti, por las cuatro diferentes cepas del dengue y del chikungunya. En la actualidad los científicos no han desarrollado una vacuna contra el zika.

Qué hacer para prevenir el zika

  • Como medida de prevención, evitar tener agua estancada en la casa, como en tambos de agua, piletas o tinacos destapados. Aquí algunas recomendaciones para evitar el contagio de esta enfermedad.
  • Usar repelente contra mosquitos
  • Protegerse con mangas largas y pantalones largos, de preferencia ropa gruesa para evitar que los mosquitos la atraviesen.
  • Cerrar la casa, como puertas y ventanas selladas y poner algunos productos que alejen a los mosquitos y usar mosquiteros. Cuidar que en las macetas de las plantas no haya agua estancada, tampoco en tambos, piletas, botes, cubetas o algún otro recipiente o lugar.
  • Cerrar herméticamente la basura, pues estos depósitos pueden facilitar su reproducción. Las bolsas de plástico con basura deben estar bien cerradas.
  • Usa aparatos tecnológicos que alejan los mosquitos.
  • Evita viajar a lugares donde está presente este problema de salud.

Qué hacer en caso de contagio

  • Extremas precauciones para evitar más picaduras de mosquito, pues si ya hay un infectado, es probable que otra persona también puede ser picada por un insecto transmisor, sobre todo en las primeras semanas de la enfermedad.
  • Visitar al médico inmediatamente, para asegurarse de qué se está enfermo y descartar otras posibilidades, pues el paciente podría tener dengue, chikungunya, rubéola (si no te has vacunado), citomegalovirus o alguna otra enfermedad.
  • Los síntomas de esta enfermedad se pueden tratar con medicinas para aliviar la fiebre, dolores y el malestar general. Se recomiendan analgésicos como paracetamol y acetaminofén.
  • En caso de que sea dengue, es mejor no tomar aspirinas y los medicamentos antiinflamatorios por el riesgo de sufrir hemorragias.