¡Comparte en tus redes!

Cómo afecta la llegada de un bebé a tu relación de pareja

Pues sí, has pasado los últimos nueve meses esperando que llegue este momento y por fin ha llegado. Tienes a tu bebé en brazos. La emoción, la alegría, el miedo y la ansiedad se han apoderado de ti y estás lista para comenzar esta nueva etapa de tu vida.

Aunque es perfectamente normal que tu bebé se vuelva el centro de su mundo y todas sus conversaciones giren en torno a él, debes recordar que antes de que él llegara, había otra persona a tu lado.

Muy pocas personas se atreven a decirlo, pero los hijos son pequeños intrusos en un hogar en el que antes sólo había dos personas, en el que todas las decisiones se tomaban pensando en lo mejor para las dos, y donde ahora apenas y se acuerdan el uno del otro.
Lo peor es que si alguno se atreve a demandar atención de su pareja, se le tacha de egoísta y de restarle valor a su papel de padre o madre, por lo que, sin lugar a dudas, la relación terminará por enfriarse.

En la intimidad las cosas no son mejores. Tras el nacimiento del bebé, la pareja debe tener un periodo de abstinencia sexual de 30 a 40 días, para permitir que la mujer se recupere físicamente.  El problema es que, transcurrido ese tiempo, muchas damas se niegan a tener relaciones, pues tienen miedo al dolor y no están conformes con su imagen corporal.

Además, hay algunos cambios hormonales que disminuyen el deseo sexual y prefieren centrar toda su atención en el bebé. Esta situación no mejorará hasta que el niño sea capaz de concebirse como un ser independiente a su madre, alrededor de los dos o tres años de edad.parejaconbebe

Ello no quiere decir que la pareja vivirá en completa abstinencia, sino que los encuentros sexuales serán menos frecuentes, tenderán a ser más breves, y existe la posibilidad que se les incluya como una tarea más de la rutina semanal.

Por si fuera poco, las necesidades del bebé definirán sus horarios y costumbres; por no mencionar sus conversaciones. Si antes hablaban de amor, gustos, sueños o preocupaciones laborales, ahora, el tema principal será el pequeño.

Claro, sabemos que este escenario no es muy alentador, pero no todo está perdido. Deben recordar que, además de padres, son una pareja que merece ser feliz y disfrutar de su amor.

Para mantener viva su relación, será necesario que se esfuercen el doble y que todos los días se reconquisten. Recuérdense por qué están juntos.

Si quieren tener tiempo para disfrutar de su amor, deben organizarse y dividir equitativamente las labores de crianza, educación y cuidado del pequeño invasor. El objetivo es que vean la paternidad como una tarea compartida y que ninguno de los dos lleve todo el peso o el mando de esta nueva etapa de su relación.

Habrá momentos en los que les parecerá imposible, pero dense unos minutos para hablar de su día, de cómo se sienten y para expresarse su amor con besos y caricias.

Una idea que siempre funciona es dedicar una noche a la semana para tener una cita romántica. Encarguen al bebé con algún familiar o amigo de confianza y dense la oportunidad de vivir su amor. No olviden que tarde o temprano los hijos se van. Pasados unos años volverán a ser sólo ustedes dos. ¿Prefieres disfrutar ese momento con la persona que amas o con un desconocido con el que compartes la cama?