¡Comparte en tus redes!

Qué es la cariño-terapia de la que habló el Papa y cómo aplicarla a tus hijos

Cómo aplicar la Cariño-terapia a tus hijos

Cómo aplicar la Cariño-terapia a tus hijos

El cariño que le das a tus hijos tiene un poder sorprendente y ejerce en ellos una influencia poderosa, a tal nivel que es posible transformar su presente y su futuro de forma extraordinaria. No hace falta amar a los hijos, el amor es algo que se debe demostrar, pues esto afecta significativamente sus vidas, el sentirse y saberse amados.

La terapia se define como una parte de la medicina que se ocupa del tratamiento de las enfermedades o para combatir una enfermedad. Los tratamientos terapéuticos pueden ayudar a aliviar un malestar físico o psicológico. En realidad no existe la "Cariño-terapia" como tal, pero podemos decir que el cariño o el amor hacia un hijo puede convertirse en la mejor medicina, misma que ayuda a combatir varios males y provocar que el pequeño mejore su estado de salud.

 

SABIDURÍA QUE AYUDA: Está comprobado que los bebés enfermos que no reciben amor mueren o desarrollan enfermedades mentales más adelante. En la década de 1940, Rene Spitz comenzó un largo estudio que duró años. Analizó y observó la vida de bebés enfermos en orfanatos, a eso le llamó "confinamiento solitario", los pequeños vivían en compartimientos divididos por sábanas, bajo las mejores medidas de higiene, pero en solitario, el 37% de los bebés murieron. Spitz comparó a estos bebés con el desarrollo de bebés enfermos que crecieron con sus madres en prisiones, de este segundo grupo de niños ninguno murió, además se encontró que lograron mejor desarrollo físico e intelectual. Rene concluyó que la salud y su mejoramiento no dependía de las adecuadas medidas de higiene y salud, sino del cariño que brinda el cariño maternal.

Amor de padre e hija

Amor de padre e hija

El estudio que había realizado Rene Spitz se repitió en el año 2007, en Rumania, por otros investigadores. En esta ocasión los expertos decidieron no observar a niños enfermos, eliminando así la posibilidad de que los resultados fueran sesgados por defectos genético. Se comparó el crecimiento de bebés en orfanatos con bebés cuidados por padres adoptivos. Los resultados fueron similares al estudio de Spitz, los pequeños con nuevos padres crecieron más rápido y alcanzaron niveles de IQ nueve puntos más altos. 55% de los niños en orfanatos desarrollaron una enfermedad mental, de los niños adoptados sólo el 22% tuvo una enfermedad mental. Los infantes adoptados tuvieron menos ansiedad, depresión y mejor concentración y atención.

Cuando tú amas a tu hijo y además se lo demuestras, tu pequeño podrá desarrollar mejores habilidades que los demás. La cariño-terapia puede ayudarlo a mejorar su salud y a aliviarse de algunas enfermedades. Aquí te decimos cómo aplicar la Cariño-terapia a tus hijos.

1.- "Te quiero". Dicha información los ayudará en momentos difíciles, quizá tus hijos ya lo sepan, pero es necesario que se los digas.

2.- "Puedes hacerlo". cuando tú animas a tus hijos a lograr sus metas les das un impulso más para que tengan éxito.

3.- "Estoy a tu lado". Esta frase es muy buena en la Cariño-Terapia, tu hijo necesita saber que cuenta con tu compañía, que no está solo, que en ti encuentra un apoyo.

4.- "Te aconsejo". Todo ser humano necesita dirección en la vida, si has sido un padre ejemplar y acostumbras a darle buenos consejos, tus hijos no dudarán en consultarte para que les brindes algo de dirección.

5.- "Me haces muy feliz". Estas palabras ayudan mucho a un menor cuando lo felicitas por algún logro, pero si se las dices en un día común adquieren mayor significado. Evita humillar a tu hijo para reprenderlo, así como también hablarle ásperamente o con groserías. Si quieres reprenderlo sé firme, pero no te equivoques.

6.- "Estamos para apoyarte". Además de los consejos y la dirección, los hijos necesitan apoyo en las diferentes situaciones de la vida, saber que cuentan con apoyo moral les dará ánimos.

7.- "Doy gracias por ti". Ser padre no sólo es una responsabilidad, es un privilegio. Muchos niños crecen con la idea que sus padres los criaron por obligación, hazle saber a tu hijo, mediante actos de amor y cariño, que lo cuidas porque lo amas, no porque es tu responsabilidad.