¿Sabías que, puedes armar tu propio huerto en casa?

¡Comparte en tus redes!

La tendencia de consumir productos orgánicos gana más adeptos cada día. Más y más personas se niegan a comprar los alimentos llenos de hormonas y pesticidas.

Una forma segura de conocer el origen de los vegetales que consumen en casa es armar tu propio huerto urbano. Hacerlo es mucho más fácil de lo que te imaginas.

¿Qué puedo sembrar?

Antes de elegir lo que quieres sembrar en tu huerto debes tomar en cuenta que no todas las plantas se adaptan a crecer en interiores. Algunas opciones son: lechuga, jitomate, rábano, zanahoria, berenjena, pimiento, ajo, espinaca, pepino, fresa, haba, y cilantro.

¿Qué necesito?

  • Un lugar que reciba luz. Cualquier huerto necesita luz solar para que las plantas puedan llevar a cabo la fotosíntesis, así que si ni pienses usar el último cuarto de casa, ése en el que no hay ni ventanas. Si tienes la fortuna de contar con patio o jardín, asegúrate de delimitar la zona y protegerlo si es que tienes mascotas.Si vives en un departamento, asegúrate de colocar tu huerta cerca de una ventana por la que entre luz solar por más horas. Lo cierto es que no requieres mucho espacio, todo dependerá de la cantidad de plantas que quieras colocar.
  • Macetas. El tamaño de los recipientes que utilices irá en función del lugar donde los colocarás. Opta por envases o macetas que te permitan colocar una mayor cantidad de tierra.
  • Tierra. La mejor opción es la tierra orgánica compostada (contiene abonos naturales), pues es ligera y se puede manejar con facilidad, además de que su porosidad le permite entrar al aire fácilmente y retiene el agua y los nutrientes necesarios.
  • Semillas o plantones (plantas pequeñas). Si eres un principiante en el arte de cultivar, lo ideal es que comiences con plantones. Éstos los puedes adquirir en viveros. Poco a poco podrás ir intercalando el cultivo con semillas.

¿Cómo hago mi huerto?

  1. Una vez que tienes todos los elementos necesarios, es importante que muevas la tierra para que se ablande y oxigene.
  2. Si lo deseas puedes agregar composta a la tierra. La capa debe medir de 2 a 10 centímetros, dependiendo de tu recipiente.
  3. Con la tierra lista, ya puedes sembrar. Es recomendable comenzar con plantas más sencillas de cultivar, como: jitomate, perejil o espinaca.
  4. Por último, riega tus plantas a diario en la noche o en la tarde para aprovechar más el agua.

 

Fuentes: Planeta Huerto, Huerto en Casa, Veo Verde