¡Comparte en tus redes!

Cómo crear un gel antibacterial

Cómo crear un gel antibacterial

Cómo crear un gel antibacterial

Un gel antibacterial te ayuda a eliminar 99% de los gérmenes con sólo frotarlo en tus manos, es muy práctico cuando no hay agua cerca y necesitas lavarte las manos, este producto te proporciona la higiene que necesitas, se puede decir que es un sanitizador, antiséptico y desinfectante de aplicación externa.

Con un gel antibacterial te proteges de la suciedad y de algunas enfermedades, por ejemplo la gripe H1N1 o H1N1 humana, que es un subtipo de influenza virus tipo A del virus de la gripe. El H1N1 ha mutado en subtipos como la gripe española, gripe porcina, la gripe aviar y gripe bovina, la cepa se introdujo en la población humana en 1970. Con este gel también eliminas algunas bacterias que podrían causarte malestar estomacal, pero úsalo sólo como última alternativa, de preferencia lávate perfectamente bien las manos con agua y con jabón.

¿Cómo hacer un gel antibacterial?

La siguiente receta es para preparar un gel antibacterial con efecto antiséptico, es muy práctico y conviene llevarlo a lugares donde no puedes lavarte las manos, así evitas gérmenes, virus y repeles algunas bacterias.

Ingredientes:

  • 70 ml de alcohol etílico (etanol al 72%)
  • 20 ml de agua de hamamelis
  • ¼ de cucharada de glicerina como humectante
  • Uno o dos aceites esenciales, como los de lavanda, romero, eucalipto, limón, clavo de olor y árbol de té (20 gotas en total, puedes elegir dos diferentes).
  • Envase de plástico con tapa, con capacidad de 100 ml.

Preparación

Combina todos los ingredientes y guarda el gel en el envase de plástico, debes agitar todo perfectamente bien hasta lograr una mezcla homogénea. Guárdalo en un lugar oscuro. si deseas tenerlo siempre a tu disposición guárdalo en tu mochila o en tu bolso.

Para aplicarlo necesitas agitarlo antes, poner una cantidad generosa en tus manos y frotar el gel por 30 segundos, las partes importantes son las puntas de los dedos y las muñecas. Conviene usarlo después de viajar en el trasporte público, toser, o después de ensuciarte las manos, es útil para desinfectar heridas. Guárdalo en un lugar fresco y seco, esto es para evitar que el alcohol se evapore, te puede durar  hasta un año.