Cómo decirles a tus hijos que tienen diferentes padres

¡Comparte en tus redes!

Nadie dijo que ser madre es sencillo. Toda tu vida cambia desde el momento en que descubres que un nuevo ser se está formando en tu interior, y es imposible que puedas prever lo que te depara el futuro.

A veces, tu familia no encaja en el modelo tradicional y tus hijos tienen diferentes padres; situación que puede tornarse complicada a la larga si no eres honesta con ellos desde un principio. Sabemos que no es sencillo explicarle a un niño que su hermano o hermana mayor tiene otro papá, pero la clave está en hacerlo con completa naturalidad.

Recuerda que tu pequeño ve el mundo a través de tus ojos, por lo que la actitud que tomes a la hora de hablar del tema determinará su percepción y comportamiento al respecto. Si durante la plática te pones tensa, preocupada o hasta avergonzada, el niño lo tomará como que hay algo malo en esa situación.

Además, debes tomar en cuenta:

  • Edad. No debes esperar mucho para explicarles esta situación a tus hijos. Lo mejor es hacerlo a los 2 o 3 años de edad aproximadamente, cuando ya tienen más consciencia de las cosas y pueden entender lo que les estás diciendo. Si dejas que lleguen a la adolescencia, o permites que pasen más años, para cuando lo descubran o se los comuniques, lo tomarán como si les hubieras mentido todo este tiempo.
  • Sencillez. No es necesario que entres en demasiados detalles, recuerda que los niños pequeños no hacen muchas preguntas. Lo único que ellos deben saber es que esta noticia no cambia en nada la dinámica familiar.
  • Equipo. Una buena manera de comunicarles la noticia es estando toda la familia reunida. Si tu pequeño ve que su papá está de acuerdo con la situación, lo tomará como algo natural.
  • Hermano. También es importante que le recuerdes lo mucho que su hermano o hermana lo quiere, las cosas increíbles que hacen juntos y el magnífico equipo que forman.

Sea cual sea el momento en el que elijas contarles a tus hijos que su hermano o hermana mayor tiene otro papá, recuerda que la honestidad debe guiar tus palabras y que no debes abordar la situación como si estuvieras hablando con un adulto lleno de prejuicios.

Para el pequeño esta situación no tendrá la mayor relevancia, pues no cambia en absoluto el amor que siente por su hermano o hermana.