¡Comparte en tus redes!

¿Cómo detectar la Esclerosis Múltiple?

¿Cómo detectar la Esclerosis Múltiple?

¿Cómo detectar la Esclerosis Múltiple?

La Esclerosis Múltiple (EM) afecta principalmente a las mujeres, es una enfermedad del sistema nervioso que afecta al cerebro y la médula espinal. Produce una anomalía inmunológica que provoca complicaciones en la coordinación y equilibrio, debilidad muscular, alteraciones de la vista, dificultades para pensar y memorizar y sensaciones de picazón, pinchazos o entumecimiento.

Causas

Desafortunadamente para quienes padecen esta enfermedad, la ciencia todavía no ha encontrado las causas de esta enfermedad, no se sabe qué la provoca, pero se cree que se trata de un virus o un defecto genético, probablemente los dos. Hasta ahora se ha encontrado que son más propensos a enfermarse quienes tienen familiares con este padecimiento o viven en alguna parte del mundo donde es más común esta enfermedad. En Estados Unidos y Canadá se ha presentado más esta enfermedad, también en algunos países al norte de Europa. Se presenta más en hombres que en mujeres y es común entre los 20 y 40 años. Pero lo cierto es que esta enfermedad se ha presentado a cualquier edad y en cualquier parte del mundo.

Prevención

La medicina no ha encontrado un método de prevención certero, pero existe la posibilidad la exposición al sol disminuya las posibilidades de contraer esta enfermedad, pues este padecimiento está en relación con el déficit de vitamina D.

Síntomas

¿Cómo detectar la Esclerosis Múltiple? Los síntomas son distintos en cada persona, varían de acuerdo a la localización y magnitud del ataque, puede durar días, semanas o meses. Entre los síntomas principales están:

  • Pérdida de equilibrio
  • Problemas de visión (doble o borrosa)
  • Dificultades al hablar
  • Problemas de movimientos y de coordinación
  • Temblor en manos
  • Debilidad en los miembros
  • Estreñimiento o escape de heces
  • Dificultad para orinar
  • Incontinencia

¿Qué hacer?

Cuando el paciente es diagnosticado se debe visitar con frecuencia al médico neurólogo para un seguimiento adecuado, él será quien aconseje mejor y recomiende los tratamientos a seguir en cada fase de la evolución de la enfermedad o de las complicaciones.

El paciente irá presentando incapacidad progresiva, lenta y en ocasiones irreversibles debido a la aparición de nuevas placas escleróticas. Sin embargo en otros casos hay recuperación, aunque siempre exista el temor de terminar en silla de ruedas. En todo caso, lo importante es seguir siempre con el tratamiento.