¡Comparte en tus redes!

Cómo enseñarle a tu hijo a usar el baño

Seguramente, has esperado este día con ansias. Deseas que llegue el momento en que tu pequeño deje de usar pañal, y por fin sea capaz de ir al baño. Lo cual es perfectamente comprensible, pues tan sólo en un año, has cambiado más de dos mil pañales (aproximadamente seis al día).

Debes saber que no existe una edad establecida para que un niño aprenda a usar el baño. La mayoría suele hacerlo al año y medio, pero también hay casos de pequeños que no logran dominar esta actividad antes de los tres años.

Toma en cuenta que mientras más pequeño comience el entrenamiento, tu hijo tardará más en aprender. Así que ármate de paciencia y no lo presiones. Y por favor, no lo compares con tu sobrino que dominó el arte de ir al baño en tres días, o con la hija de tu amiga que le llevó meses hacerlo a la perfección.

Como cada niño es diferente, debes prestar atención a las señales que te dirán si tu hijo está listo para dar este importante paso en su niño-bacinicadesarrollo. La más clara se presenta alrededor del año de edad, cuando ya es capaz de identificar si tiene ganas de orinar o evacuar.

Además, debes preguntarte si ya camina y se sienta solo y si obedece instrucciones sencillas. ¿Has notado si trata de imitar a los adultos cuando van al baño?

Es necesario que consideres otros factores que influyen en su desarrollo, como asistir por primera vez a la guardería o la llegada de un hermanito, éstos suelen ser eventos decisivos y pueden retrasar el proceso de dejar el pañal.

Aditamentos

Si crees que el momento llegó, deberás invertir en una bacinica o en un asiento especial que se acopla al escusado. Esto hará que tu hijo se sienta más seguro. Aunque no lo creas, a algunos niños les da miedo caerse dentro del inodoro y hasta el ruido que hacen al jalar la palanca.

Para que el pequeño se familiarice con el artículo, lo mejor es que te acompañe a comprarlo y lo dejes participar en la elección. Algunos especialistas recomiendan que lo dejes jugar con la bacinica o el asiento y hasta que lo decore con calcomanías.

¡Ah! Y si decides comprar el asiento adaptador, no olvides comprar un banquito para que tu hijo pueda llegar al escusado, sin contar que le dará mayor firmeza y estabilidad al evacuar.

Rutina

  • Para que tu hijo se acostumbre al baño, y lo acepte como parte de su rutina diaria, deberás de sentarlo en su bacinica o asiento espacial, una vez al día y completamente vestido. Se recomienda que sea después de desayunar, antes de bañarse o en el horario en el que usualmente evacua u orina.
  • Durante los primeros días, debes aprovechar que la bacinica es portable, y colocarla en un lugar práctico y accesible. De preferencia, en la habitación o área en la que suele jugar.
  • Si no se quiere sentar, no te preocupes. No debes forzarlo, ni obligarlo a permanecer sentado. En caso de que lo notes nervioso o aprensivo, deberás guardar la bacinica y dejar pasar algunas semanas, antes de volver a intentarlo.
  • En cuanto se acostumbre a sentarse vestido en la bacinica, deberás lograr que lo haga sin pañal. Es conveniente que le expliques que así lo hacen mamá y papá. A esta altura del proceso, te conviene cambiar los pañales tradicionales por los que se suben y bajan como ropa interior.
  • Ten presente que los niños aprenden por imitación, así que para que aprenda a ir al baño, tendrá que verte hacerlo. Será necesario que le expliques gráficamente la parte del papel higiénico, tirar la palanca y lavarse las manos.
  • En el caso de los varones, se sugiere que primero aprendan a orinar sentados, y más adelante papá le enseñe a hacerlo de pie.
  • Aunque tendrás que ayudarlo a bajarse y subirse la ropa, así como limpiarlo por algún tiempo, verte hacerlo lo ayudará a entender el proceso.
  • Es importante que lo largo de todo el proceso motives a tu hijo, y le hagas sentir seguro de sí mismo. Cuando use correctamente el baño, deberás elogiarlo por su logro, sólo no exageres con la celebración porque lo puedes cohibir.
  • Ten presente que, durante el proceso de aprendizaje, tu pequeño tendrá algunos accidentes, pero no debes enojarte, ni mucho menos gritarle o castigarlo. Al contrario, debes ser amorosa mientras le recuerdas que hay que usar el baño.

Recuerda que debes ser paciente y que tarde o temprano, tu niño aprenderá a ir al baño.