Cómo envejecer con gracia

¡Comparte en tus redes!

¿Qué consejo le darías a una persona más joven que tú? Sin duda alguna gran parte de nuestros consejos o recomendaciones vienen acompañados de argumentos derivados de la experiencia.

Es decir, gran parte de lo que decimos lo hemos aprendido con vivencias personales y esa experiencia nos da autoridad de ser consejeros. La experiencia de personas más grandes que nosotros son tan valiosas por el simple hecho de que sus palabras tienen algo de sabiduría.

La cadena canadiense CBC presenta a consejeros de distintas edades ofreciendo lecciones acorde a su propia sabiduría a personas un poco más jóvenes. El cortometraje viene con el título: “Cómo envejecer con gracia”.

Nos llaman la atención las últimas palabras del video, frases estremecedoras que resaltan los asuntos triviales como cosas que podrían ser las de mayor importancia en la vida.

“Querido alguien de 85 años, date gusto con los dulces, vas a usar dentadura de todos modos, mi difunta esposa hacía el mejor pay de manzana del mundo, lo cortaba en rebanadas pequeñas y cuando llegaba a mí cortaba una grande”; “querido alguien de 88 años, haz algunos amigos más jóvenes, si no, todos tus amigos morirán. Sinceramente, alguien de 91 años”; “Querido alguien de 91 años, no escuches los consejos de la gente, nadie sabe qué diablos está haciendo, atentamente alguien de 93 años… Sólo hazlo a tu modo, así lo veo yo”.

Pablo M. Claverie, en una de las reflexiones de su libro “El Tesoro Escondido”, habla de los cuidados que han tenido hacia nosotros nuestros padres y abuelos, de cómo se desvelaban hasta asegurarse de que regresáramos con bien a casa, de cómo nos criaron y nos vieron crecer mientras ellos iban envejeciendo.

Lamentablemente, esas personas que con tanto celo nos cuidaron y vieron por nuestro desarrollo ahora son consideradas estorbos, y con un fácil trámite son colocadas en asilos de ancianos, y aunque hay muchos de buena calidad, no dejan de ser una opción lejana al afecto familiar.

Durante nuestros años vulnerables nuestros ancianos padres nos cuidaron, ellos nos tendieron la mano cuando más los necesitábamos. Ahora ellos merecen la retribución de tanto afecto y sacrificio.

Si todavía tienes a tus padres y abuelos, no dejes de darles respeto, honra, amor y el cuidado que se merecen.

Aquí el video traducido.