¡Comparte en tus redes!

Cómo improvisar un desodorante cuando no hay en casa

Cómo improvisar un desodorante cuando no hay en casa

Cómo improvisar un desodorante cuando no hay en casa

Por diversas circunstancias te puedes quedar sin desodorante, posiblemente olvidaste comprarlo el día anterior o se te acabó y todavía es muy temprano y la farmacia o la tienda no han abierto, así que necesitas un plan de emergencia, ¿qué haces?

No te preocupes, todavía puedes salvar el día, aquí algunas propuestas que te ayudarán a oler bien, mantenerte limpio y a contribuir con la mejoría del medio ambiente (muchos desodorantes tienen químicos que contaminan y que también dañan tu salud).

1.- Limón. El limón es lo más común para cuando no tienes desodorante, pero para tener buenos resultados debes lavarte bien la axila durante la ducha y aplicar el jugo de limón cuando estés seco. No funciona si te acuerdas a mitad del día, cuando ya estás todo sudado.

2.- Bicarbonato de sodio. Absorbe la humedad y elimina malos olores, te ayudará a salir del apuro, llévate un poco, pues hay mejores resultados si te lo aplicas dos veces al día. no impide la sudoración pero te ayudará al momento de aplicarlo. Si es muy fuerte para tu piel mézclalo con almidón de maíz. Seis partes de almidón de maíz y una parte de bicarbonato de sodio.

3.- Bicarbonato y maicena. Muy bien, te acabas de bañar y no tienes desodorante, ¡Improvisa! Corre a la cocina y toma 1/8 de cucharada de bicarbonato de sodio, agrega un chorrito de agua, no lo disuelvas y aplícalo en la axila, si agregas un poco de maicena eliminas el olor y la humedad. Mezcla 6 porciones de maicena por cada una de bicarbonato y unta en tu axila. ¡Listo! Ya tienes el día salvado.

4.- Alcohol. Cuando estés en la regadera lávate muy bien las axilas, recuerda que no tienes desodorante, al llegar a la recámara toma un poco de alcohol y úntalo en tus axilas, eliminarás las bacterias que causan mal olor. Esta técnica funciona más en días fríos, en un día cálido ten cuidado, pues volverás a sudar y si estás en la calle no tendrás nada con qué protegerte, a menos que pases a una farmacia a comprar un desodorante.

5.- Bicarbonato, maicena y aceite de coco. Si tienes tiempo suficiente, prepara tu propio desodorante, agrega ¼ taza de bicarbonato, ¼ taza de maicena y 5 cucharadas de aceite de coco. Mezcla el bicarbonato y la maicena con la ayuda de un tenedor, en forma gradual añade el aceite de coco hasta que la mezcla quede como una pasta. Guarda la crema en un frasco y séllalo.

6.- Crea tu propio desodorante. Este producto no te sirve como emergencia, pues tendrás que ir a comprar los ingredientes, pero si te funciona si quieres ser amigable con el medio ambiente. Necesitas los siguientes ingredientes: 3 cucharadas de mantequilla de Karité (shea butter), 3 cucharadas de bicarbonato, 2 cucharadas de maicena, 2 cucharadas de manteca de cacao, 2 cápsulas de vitamina E. Mezcla el bicarbonato, la maicena y el líquido de las cápsulas de vitamina E. Después de hacer tu mezcla, agrega los demás ingredientes y refrigera.

7.- Desodorante en polvo. Este es un plan de emergencia en polvo, ve a la cocina y consigue los siguientes ingredientes: 2 cucharadas de bicarbonato de sodio, 1 cucharada de maicena, 10 gotas de aceite esencial de lavanda, menta, limón o salvia. Procedimiento: Mezcla los ingredientes y ponlo en tus axilas en pequeñas cantidades.