¡Comparte en tus redes!

Estrés, como manejar el miedo al futuro - Parte 2

María Eugenia IbarzábalLa columna pasada comentaba la dificultad de manejar el estrés con toda la información que nos llega del exterior, del nivel internacional, del nivel nacional, de la profunda incertidumbre que existe sobre lo que puede o va a suceder en el mundo, en el país, y cómo puede repercutir en nuestra vida diaria, en nuestra familia y en nuestro entorno.

Sin embargo, no sabemos que va a pasar en el mundo, en el país, en nuestra familia, en nuestro entorno, en nosotros ¡No sabemos qué va a pasar!, pero mucha gente ya esta preocupada por lo que pueda pasar, sin saber exactamente qué. ¿Se lo imaginan? Y cada persona lo imagina desde su forma de pensamiento, cada uno de nosotros tenemos una línea de pensamiento, hay una forma pesimista y otra optimista, el tener pensamiento pesimista, es pensar que somos incapaces para enfrentar, para cambiar y debemos aceptar la realidad como se nos presente; el ser optimista, es sentir que podemos enfrentar los problemas, los retos, la realidad; ambas dependen de cómo nos educaron, de cómo aprendimos a vivir la vida, cómo nos la explicaron, y principalmente, nuestra familia, la escuela, la religión, lo que nos rodeo de niños y nos fue moldeando hasta ser los adultos que somos.

Hay familias que aprendieron a ver la vida como un camino de sufrimiento, ésta visión puede estar muy apoyada por algunas religiones, “Venimos al mundo a sufrir”. ¿Entonces entre más se sufra significa que vamos a estar mejor?, como una prueba de resistencia del dolor físico y emocional, entonces lo que pase en nuestro entorno apoya al aumento del sufrimiento, porque se vive como algo externo a nosotros, donde cada uno no tiene ninguna injerencia, ninguna capacidad de cambio. Una situación pasa y es un buen motivo para sufrir más; en cambio las personas optimistas sienten son capaces de enfrentar las situaciones difíciles de la mejor forma y aprender de ellas para ser mejores personas, lo viven como oportunidades de crecimiento.

Pondré un ejemplo:

Hoy en internet se presento una nota de la NASA:

“Se encontró un sol con varios planetas girando a su alrededor, siendo lo más parecido que se ha encontrado al planeta tierra, por lo que se tiene la hipótesis que podría haber vida como en la Tierra”

Te pido busques un lugar sin ruido, cierra los ojos un minuto y reflexiona ¿Qué piensas? ¿Qué sientes? ¿Te emociona que haya extraterrestres y los puedas conocer? ¿Te genera estrés? ¿Te da miedo? Piensas nos pueden atacar, vienen por nosotros, te asustas, te emocionas, revisa tu pensamiento, tus emociones, tus sentimientos y lo que concluyes de esta noticia ¿es verdadera, es falsa?

Te pido vayas por una hoja de papel y pluma en el anverso de la hoja escribas con ideas pesimistas, sentimientos negativos lo que esta noticia puede significar para ti, ejemplo: ¡Nos van a atacar!.

En el reverso de la hoja escribe ideas optimistas , sentimientos positivos en relación a esta noticia; después te pido compares lo que escribiste en cada parte de la hoja, revises en que lado te ubicas: optimista o pesimista, es muy probable, que donde te ubiques sea tu forma de pensamiento, como respondes ante las diferentes noticias que recibes en tu vida.

Imagínate, que el optimismo o pesimismo es como tener dos juegos de anteojos, unos obscuros para el pesimista y otros claros para el optimista, de acuerdo a los lentes que uses, es como vas a vivir y sentir, con alegría o con tristeza, con calma o con estrés, con amor o con resentimiento o hasta odio, con esperanza en la vida o con temor, además es lo que le vasca transmitir a las personas que te rodean; tú puedes cambiar la percepción de lo que vives, seguro has escuchado la frase “un vaso medio lleno” o “un vaso medio vacío”; tú tienes la capacidad de cambiar los malos hábitos de pensamiento. Ejemplo:
Si hiciste el ejercicio y esta mucho más cargado a lo negativo, puedes volver a hacerlo y estar más atento de escribir pensamientos y emociones positivas, optimistas y después volverlas a leer, hasta que puedas ir modificando poco a poco tu percepción, es ir cambiando los lentes obscuros por los lentes claros.

Este ejemplo sirvió para revisar lo ridículo de la situación; primero nos dicen hay un sol con planetas que puede tener vida, No lo está asegurando, es solo una posibilidad y nosotros ya lo dimos como ¡Es cierto! Cuando no hay ninguna seguridad, ya nos imaginamos que llegan a la tierra, que nos quieren llevar, que son malos, que son buenos; estamos viviendo en el futuro y nos hemos perdido de vivir en el presente.

¿Qué podemos hacer para estar más en atención, no permitiendo a nuestra mente siga jugando con nosotros, generando ideas de miedo, de estrés? ¿Cómo aprender a controlar los pensamientos y darnos cuenta que debemos llevar las riendas del caballo, no el caballo nos lleve sin rumbo.

El día de hoy quise ejemplificar con que facilidad nuestra mente se puede ir al pasado o como en este caso al futuro, perdemos perspectiva con mucha facilidad de lo que es importante, el presente, el aquí y el ahora, eso si lo podemos cambiar, no lo que pasa en nuestro entorno, lo que pensamos y sentimos en relación a nuestro presente, lo que pasa en nuestro interior, en nuestro SER.

A trabajar para estar más atentos.

A VIVIR EN OPTIMISMO, CON CONFIANZA EN NOSOTROS MISMOS.

Hasta la próxima

Maru Ibarzábal

María Eugenia Ibarzábal