¡Comparte en tus redes!

Cómo motivar a un adolescente apático

Durante la adolescencia es común que los jóvenes adopten conductas rebeldes y desafiantes; sin embargo, también existe la posibilidad de que se suman en la apatía y el desinterés. Esta última tendencia es la que más llega a preocupar a los padres, pues consideran que sus hijos están desperdiciando el tiempo y las oportunidades que les da la vida.

A decir de los especialistas, la apatía y el hastío persistentes, así como la rebeldía, son distintas manifestaciones de una misma lucha: renunciar a la niñez, mientras se busca una identidad emergente como joven adulto.

De hecho, la apatía puede considerarse una etapa de duelo provocada por la pérdida de las comodidades y la simplicidad de la niñez. Para ellos no es fácil despedirse de la vida que conocían por lo que necesitarán de tu apoyo y paciencia para asimilar las cosas.

Si quieres motivar a un adolescente apático, es necesario que tomes en cuenta varios elementos fundamentales:adolescente apática

Autoestima. Está conformada por las percepciones, pensamientos, evaluaciones y tendencias de comportamiento dirigidas a notros mismos. Toma en cuenta que la autoestima y la motivación se retroalimentan, por lo que debes ayudarlo a mejorar la percepción que tiene de sí mismo y que comprenda que todos somos tenemos defectos y virtudes, y que es capaz de lograr lo que se proponga, siempre y cuando esté dispuesto a esforzarse.

Resiliencia. Se define como la capacidad de los individuos para sobreponerse a periodos de dolor emocional y traumas. Si desde pequeño le enseñas a ser resiliente, a aceptar la realidad e identificar su propósito en la vida, le estarás ahorrando muchos dolores de cabeza.

Paciencia. Seguramente te molestará ver su falta de interés por la escuela u otras actividades que antes le apasionaban; sin embargo, debes mostrarte paciente y no presionarlo a hacer las cosas. Si lo haces, tu adolescente apático puede adoptar una actitud desafiante, aunque se manifieste de forma pasiva, y resistirse más y por un periodo más largo a hacer las cosas.

Aceptación. El abatimiento que experimenta tu hijo durante la adolescencia es real. No sólo debe lidiar con la desaparición del cuerpo infantil, sino que se enfrentará a una serie de cambios sociales para los que puede o no estar listo. En estas circunstancias debes aceptar que no puedes resolverle todos sus conflictos, y que, de ahora en adelante, él tendrá que enfrentarse a sus problemas. Si insistes en sobreprotegerlo, podrías favorecer que se mantenga apático por más tiempo.

Ante todo, debes mantenerte optimista y recordar que esta etapa pasará. La actitud que tomes durante ella determinará el tipo de relación que tengas con tu hijo en el futuro.