Cómo preparar tofu

¡Comparte en tus redes!

En la sección de salud te hablamos de los beneficios que puedes obtener al comer el delicioso alimento oriental, “la carne sin huesos”, ahora te diremos cómo preparar tofu. Vuélvete toda una experta en la cocina con las siguientes instrucciones.

Pon a remojar toda la noche 500 gramos de frijol de soya, por la mañana lávalos bien y desecha el agua del remojo. Licúa una taza de frijol de soya por tres tazas de agua, puedes usar entre 8 y 12 tazas de agua.

Ahora coloca un lienzo fino sobre el colador para evitar que lo que acabas de licuar se vaya por los huecos, pon un recipiente abajo para recolectar el líquido, que es leche de soya. Exprime el lienzo varias veces para que salga toda la leche. Lo que te queda es la llamada okara, que la puedes usar para cocer tortitas o cualquier otro guiso, pero esa es otra historia, lo que nos interesa es la leche

Ahora coloca la leche en una olla y caliéntala, revuelve con una cuchara de madera para que no se pegue en el fondo. Antes de que hierva agrega sal al gusto. Deja que hierva dos minutos más y apaga el fuego.

Para que se pueda hacer sólido exprime ½ taza de jugo de limón y completa con agua hasta llegar a una taza. Ese será tu solidificador, agrega un tercio a la leche, remueve tres o cuatro veces, verificando que la cuchara de madera toque el fondo de la olla. Espera a que no se mueva el tofu y agrega otra tercera parte del solidificador, no remuevas el tofu. Tapa la olla y déjala descansar hasta que cuaje, son como cinco minutos.

Destapa la olla y salpica la superficie con el último tercio del solidificador. Deja reposar hasta que se forme el suero amarillo, escurre y cuela con ayuda de un cedazo con un lienzo de tela. Lo que te quedó en el lienzo será tu tofu, envuélvelo en la tela que usaste para colar, pon la envoltura en un recipiente con agujeros y colócale un poco de peso encima, algo que pese poco menos de un kilogramo. Déjalo debajo del peso de 10 a 15 minutos, hasta que se salga todo el suero, puedes presionar mientras esperas.

Quita el peso, sumerge el queso que te quedó en agua fría, así lograrás que tenga una consistencia firme. Guárdalo en el refrigerador. Una ración diaria de 30 o 50 gramos te ayudará a aprovechar sus beneficios.

¡Ya tienes tofu! Ahora puedes aprovechar este queso para hacer distintos platillos deliciosos en casa. En el siguiente video te muestran otra forma de prepararlo.