¡Comparte en tus redes!

Cómo proteger la piel de tu bebé del sol

La radiación solar es más alta durante la primavera, por lo que debes proteger mejor la piel de tu familia y extremar cuidados con los bebés y niños pequeños.

De hecho, los especialistas recomiendan que los bebés menores de seis meses no se expongan al sol ya que su piel es muy sensible y no ha desarrollado plenamente su capacidad para segregar melanina (pigmento que la protege). De ahí que se quemen y deshidraten con facilidad.

Ten presente que el organismo de tu bebé aún no puede asimilar y desechar químicos, por lo que no debes aplicarle protector sol. De hacerlo, podrías afectar gravemente su salud.

A partir del séptimo mes de vida pueden exponerse al sol, pero por breves periodos y bien protegidos. En estos casos se recomienda:

  • Horario. Tanto niños como adultos, sólo deben exponerse al sol durante las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde. Evita estar en el exterior entre las 11:00 y las 16:00 horas, ya que es cuando los rayos caen de forma vertical y son más peligrosos.
  • Protector solar. El producto que elijas debe tener un Factor de Protección Solar de 25 para niños de piebebealsoll morena, y superior a 30 para los rubios o con piel muy blanca. Además, éste debe ser de amplio espectro para que proteja a tu pequeño de los rayos UVA y UVB. El protector solar debe aplicarse en las zonas más propensas a quemaduras, como: el cuero cabelludo, nuca, orejas, pómulos, nariz, hombros, muslos, plantas de los pies y el empeine. Recuerda que el bloqueador solar debe aplicarse 30 minutos antes de que el niño se exponga al sol. Esto para que la piel tenga tiempo de absorberlo correctamente, y que debes colocar una nueva capa cada dos horas. Si están en la playa o en la alberca, el protector solar debe ponerse cada vez que salga del agua.
  • Ropa. Ya sea en la playa o en la ciudad, tu hijo debe llevar siempre gorro y camiseta. Procura que la ropa sea fresca, pero que le cubra la mayor parte del cuerpo.
  • Lentes oscuros. Los especialistas recomiendan que los niños utilicen lentes oscuros en las zonas en las que la radiación solar es muy alta, como en las playas de arena blanca. Las gafas deben adaptarse perfectamente a su cara y bloquear al menos el 99%de los rayos UVA y UVB. Para evitar accidentes o reacciones adversas, asegúrate que las monturas sean irrompibles y estén fabricadas con materiales atóxicos y antialérgicos.
  • Agua. Al igual que las nubes, el agua elimina la sensación de calor, pero no filtra los rayos ultravioletas. De hecho, tiende a reflejarlos y aumentar la posibilidad de insolación, por lo que te recomendamos que tus niños no permanezcan mucho tiempo cerca del agua.
  • Después de la exposición. Se recomienda darle un baño con agua templada y aplicar una crema hidratante para que repare los posibles daños producidos por el sol.

Recuerda que, aunque puedes aplicar a tu hijo productos para adultos, siempre será recomendable que emplees los que se han diseñado para la piel de los niños. Éstos no sólo tienen una textura ligera que los hace fáciles de absorber, sino que tienen ingredientes para evitar alergias y refrescar.