¡Comparte en tus redes!

¿Cómo protejo a mis hijos de una ETS?

A los padres les preocupa de manera significativa todo lo que tenga que ver con el bienestar y felicidad de sus hijos, así como protegerlos y evitar que tengan que vivir la difícil experiencia de contraer una ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual), por ello la mejor manera de resguardarlos será la adecuada información sobre el tema y la armoniosa y confiable comunicación con ellos.

I_D_protehijos

Los niños

Es mejor halar con los hijos de sexualidad desde su niñez, se debe tener en cuenta que es muy normal que hablar de temas como el sexo y la orientación sexual sea difícil para los padres, pero el tiempo hará que dicha actividad se facilite, incluso los padres descubrirán que ellos también pueden aprender. Puede pedir consejos a su pediatra sobre cómo hablar con un niño sobre sexo.

El portal onetoughjob aconseja también programar una cita para que el niño hable con el médico. Al crecer el niño aprende a hablar con su médico con conversaciones confidenciales. Sin embargo, las conversaciones y orientación en familia no se deben dejar a un lado.

Los adolescentes

Según información del sitio plannedparenthood, muchos adolescentes son más sexualmente activos de lo que se cree, pues a los 19 años de edad, siete de cada 10 han tenido relaciones sexuales. Las cifras indican que en Estados Unidos dos mil adolescentes se embarazan cada día; los jóvenes de ésta edad tienen las tasas más altas de infecciones sexuales.

Para poder hablar con ellos es importante que los padres aprendan a construir relaciones sólidas e inculcarles expectativas altas y valores claros. El padre y la madre son la mayor influencia en las decisiones sexuales que tiene un adolescente. El joven que ha tenido buena comunicación con sus padres sobre sexo es más propenso a posponer la actividad sexual, a evitar conductas sexuales de riesgo y a usar preservativos y métodos anticonceptivos cuando decide tener relaciones. De ésta manera sabrá como prevenir una enfermedad sexual.

Además de la orientación, existen pautas que los padres deben imponer a sus hijos, que son evitar que incurra en conductas riesgosas que lo podrían orillar a infectarse de una ETS, como beber alcohol, fumar, practicar sexo antes de que estén listos o sexo sin preservativo.

Cuando los adolescentes se vuelven sexualmente activos antes de alcanzar la madures adecuada corren el riesgo de no cuidarse y no proteger tampoco a su pareja, trayendo como consecuencia enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados.

Enséñales a esperar hasta que estén listos, inculca valores de respeto y asegúrate de que aprenda que tiene el mismo valor como persona independientemente si tiene o no ha tenido relaciones sexuales.

Imujer aconseja que al hablar de las consecuencias de la actividad sexual, los padres no deben expresarse de modo condenatorio. Es recomendable abrir el diálogo para que los hijos expresen sus pensamientos e inquietudes.

Como conclusión, proteges a tus hijos de las ETS cuando comienzas a hablar con ellos desde temprana edad. La información que les des y la confianza que les brindes determinarán sus decisiones de una sexualidad adulta responsable.