¡Comparte en tus redes!

Cómo recargar tu energía

Georgette RiveraLlegó octubre y con este inicio de mes como en cualquier otro, la certidumbre de que el tiempo se va volando, estamos ya muy cerca de la recta final de este año por lo que  es momento de que hagas un balance y cuestiones si lograste o no los propósitos que te impusiste para este 2017. Es muy probable que siendo subjetivo con tu evaluación seas demasiado condescendiente y disculpes todas las cosas que no llevaste a efecto, o bien, que no pudiste hacer por causas ajenas a tu persona, y no obstante que  aún estás a tiempo, puedes hacer tú mismo una evaluación rápida de lo que todavía puedes  lograr sin un esfuerzo muy grande; o sea, que es factible al no tornarse en una tarea descabellada y que te permita seguir con tus otras actividades.

Evidentemente tienes que ser muy sincero en el hecho de querer comenzar nuevamente, así que dale prioridad a aquello que a razón de 3 meses vas a poder concluir y que obviamente te dejará con una gran satisfacción y la sensación de haber completado un ciclo que te permitirá abrirte a nuevas oportunidades. Si sientes que a tu alrededor no hay muchas cosas que te permitan tener el incentivo suficiente para lograr tu meta, sólo piensa que entonces será un año más en el que rompiste tu promesa de obtener algo que para ti era importante, así que te invito a darle seguimiento a lo que tenías planeado, y la manera más fácil de hacerlo es contestando sinceramente estas preguntas:

  1. ¿Qué beneficios tendrás si logras tu objetivo?
  2. ¿Qué consecuencias tendrás si no lo logras?

Si los beneficios que obtendrás son más que las consecuencias que afrontarás, no lo dudes, estás a tiempo de lograr cuanto te propongas; más ahora bien, si las consecuencias no son notables, entonces trata de encontrar algún otro propósito que te haga un mejor ser humano, no sólo por el beneficio que vas a recibir, sino porque no lo verás como un sacrificio y eso te permitirá realizarlo sin objetar.

La mayoría de las cosas que se dejan en el tintero generalmente son dietas, actividades realcionadas con hábitos negativos o vicios, tales como fumar, beber, jugar, apostar, decir majaderías e improperios, hablar mal de otras personas o juzgarlas sin conocerlas o conociéndolas. Ahora bien, te preguntarás por qué las personas, si estas cosas no son tan graves, quieren dejar de practicarlas o hacerlas, pues muy sencillo, porque dentro de ellos no se sienten bien al realizarlas y por tal razón tienen el PROPÓSITO de hacer modificaciones; aunque si bien es cierto, la mejor manera de poder alcanzar cualquier cosa es con voluntad y eso requiere un mínimo de compromiso consigo mismo.

No te desanimes si en ocasiones anteriores has aventado todo por la borda, recuerda que si ya lo has intentado anteriormente es porque en verdad estás consciente de que necesitas hacer ese cambio, pero te has saboteado, así que corrige esa actitud y sigue adelante; sé que en un principio es probable que tengas que esmerarte, pero si eres constante lo vas a lograr y te vas a sentir orgulloso. No te desmotives, todo comienzo implica un esfuerzo, pero tú comprométete diariamente a lograr tu objetivo, esa será la mejor manera de que te veas beneficiado y de que tus metas se consoliden desde tu voluntad y no desde el sacrificio, pues con éste último se tiene la idea de que no vale la pena porque cuesta trabajo y es todo lo contrario.

Que tengas una bendecida semana y un excelente mes de octubre.

Georgette Rivera

Georgette Rivera