¡Comparte en tus redes!

Cómo reciclar y ser más ecológico en la oficina

reciclaroficinaA estas alturas, suponemos que ya dominas a la perfección el arte de reciclar. En casa, tienes un bote para basura orgánica y otros para papel, aluminio, cartón, PET y vidrio. Pero… ¿y en la oficina?

Cuidar a la naturaleza no se limita a lo que hagas o dejas de hacer en casa, sino en cada faceta de tu vida, por lo que debes ser más sustentable en la oficina.

Si no tienes ni idea de por dónde comenzar, aquí te dejamos algunos consejos para que puedas reciclar en la oficina:

  • Botes. Definitivamente no puedes seguir tirando todos los desperdicios en el mismo bote de basura. Es necesario tener un depósito para desechos orgánicos y otro material reciclable (papel, cartón, aluminio, PET).
  • Pilas y desechos electrónicos. Jamás tires las pilas y desechos electrónicos con el resto de la basura. Al contener sustancias tóxicas, estos objetos requieren otro manejo. En el caso de las pilas, puedes buscar alguno de los depósitos distribuidos por toda la ciudad o en los supermercados. En el caso del material de computación o demás basura electrónica, deberás buscar un centro de acopio o reciclaje.
  • Papel. Emplea ambos lados de las hojas de papel. Sólo emplea hojas limpias cuando se trate de documentos importantes y que requieran ser entregados a algún cliente.
  • Vampiros. Para disminuir su consumo de energía eléctrica, deben desconectar todos los aparatos y cargadores que no estés usando. Recuerda que aunque estén apagados, consumen electricidad.
  • Luces. Apaga todas las luces, computadoras y equipos que no se esté utilizando, y al final de la jornada laboral.
  • Vasos y cubiertos. Si de verdad quieres ser ecológico, evita usar botellas, vasos, platos y cubiertos desechables. Es mejor tener una vajilla y cubertería que pueda lavarse para reutilizar.
  • Focos. Cambien las lámparas normales por otras de bajo consumo. Siempre den preferencia a la luz natural.
  • E-mail. Podrías ahorrar mucho dinero y ayudar al planeta, si en vez de imprimir todos los oficios y memorándums, utilizas el correo electrónico.

Como puedes ver, ser ecológico en la oficina no requiere grandes esfuerzos. Sólo es cuestión de que todos estén dispuestos a hacer algo por el Planeta.