¡Comparte en tus redes!

Cómo renovar la relación con tu hijo adolescente

Los especialistas aseguran que si los jóvenes reciben una firme formación ética desde la niñez tendrán más herramientas a evitar errores y desvíos morales, además podrán seguir en el camino correcto. Si los valores están bien arraigados, el hijo va tener más capacidad de inclinarse siempre a lo que los padres le han enseñado en lugar de acceder a todo el bombardeo que pueda provenir de la publicidad, la presión de grupo o de las presiones sociales en general.

renovar_relacion_con_adolescenteSin embargo, aunque las enseñanzas estén presentes en ellos, habrá momentos en los que sea necesario renovar la relación con tu hijo adolescente. Muchos de los jóvenes se vuelven un poco renuentes en la edad de la adolescencia. Por ello necesitas lograr una relación cálida y positiva con tu hijo adolescente, empieza por reconocer que la adolescencia es una etapa de crecimiento, donde el adolescente necesita el amor, el acompañamiento la confianza y el respeto de los padres.

Una vez que entendiste que éste comportamiento es parte de la vida, ahora necesitas siete ideas para ayudarte a renovar a relación con tu hijo adolescente.

1.- Dedícale tiempo a tu hijo. Ellos son rebeldes y hasta cierto punto te demostrarán que no quieren estar contigo, sin embargo muy en su interior necesitan mucho de ti. Busca la forma de darle su espacio, pero también de dedicarle más tiempo a tu hijo. Los hijos siempre terminan agradeciendo de tu compañía y de que le brindas momentos agradables.

2.- Brinda disciplina. Ser padre nos da la oportunidad de ser también amigos de nuestros hijos, pero eso no debe hacer a un lado el respeto que debe de tenerle un hijo a su padre. Ellos necesitan la figura materna y paterna, o una sola si es el caso, pero necesitan de tu rol como padre, para que les proporciones normas, disciplina, reglas, principios y educación. El dialogo con tus hijos te proporcionará grandes resultados.

3.- Corrige con amor. Hay momentos en que debes sancionarlo para evitar que siga cometiendo errores, y es muy necesario que hagas esto. Sin embargo, debes evitar hacerlo humillándolo. Hazles ver su falta y explícales que esa conducta no es aceptable. Tu disciplina debe ser constante, si tu disciplina es esporádica no servirá como herramienta educativa, al contrario. Si no eres constante en tus sanciones harás que tu hijo adolescente desobedezca al saber que puede manipular la situación. Igualmente debe haber coherencia entre lo que manda el padre y la madre, pues si existen contradicciones la autoridad se pierde. No tomes las cosas que él haga como algo personal, piensa en que es un adolescente y está en una etapa que sólo durará unos cuantos años.

4.- Interésate en sus aficiones. Hazle ver que estás al pendiente de todo lo que le gusta, así él o ella sentirá que es importante para ti. Habla con ellos de sus aficiones, sus amigos, la escuela, su futuro, de sexualidad. Pero presta atención a las pláticas intrascendentales, suele pasar que éstas conversaciones te dicen más que una charla seria. No olvides hablarle de ti y de tus problemas también, compartan situaciones.

5.- Trátalo con respeto y predica con el ejemplo. Empieza a hablarle como a un adulto, evita las groserías y trata de cambiar tus “no” por “te agradecería que hicieras” o por “preferiría” y “estaría bien si…”, eso suele ser más persuasivo.

6.- Felicítalo. La educación no siempre debe ser correctiva, también puedes alentarlo cuando haga algo bien. Felicítalo por las cosas que hace bien.

7.- Crea un ambiente agradable. En lugar de airarte o molestarte, hazle ver que estás ahí para apoyarlo y para corregir juntos las cosas que no se hayan hecho bien. Dale confianza y apoya su espacio privado. El padre debe intervenir sólo si algo no anda bien, ante señales de alarma.