¡Comparte en tus redes!

Cómo reponerse de una tragedia

Dr. Edilberto Peña de LeónComo la mayoría de los que nos gusta el futbol, este sábado pasado me encontraba en una fiesta de amigos buscando la mejor pantalla para ver el partido final de la UEFA Champions League entre el Real Madrid y el Liverpool. Pero al finalizar el partido y veía al portero del Liverpool tirado en el piso llorando inconsolable, después de haber cometido dos terribles errores que fueron directamente al marcador y que significaron la derrota para su equipo. En mi cabeza circulaban imágenes de mí siendo él, como sería llegar al vestidor con mis compañeros, como sería levantarme al día siguiente, como sería llegar a mi casa y vivir los consuelos inútiles de mi familia y como sería ir al supermercado y ver las caras de mis vecinos fingiendo saludarme en lugar de preguntarme como había sido posible que se me escaparan los balones de las manos en jugadas de absoluta rutina.

A la característica del ser humano para poder levantarse de una tragedia, de buscar crecer y sacar algo bueno de las cenizas de una derrota; se le conoce como RESILIENCIA. Prácticamente la usamos todos los días de nuestra vida. Es imposible que tengamos días perfectos o que no nos pasen situaciones adversas que requieran de muchas semanas o meses para adaptarnos y salir adelante. Con esto lo que quiero decir es que no es exclusiva de grandes eventos catastróficos.

En mi vida de futbolero recuerdo dos infortunios similares. El primero cuando en la final de la Eurocopa de Francia 1984, Luis Miguel Arconada, dejó escapar por debajo de todo su cuerpo un tiro libre de Michel Platini para el 1-0 que ya era suficiente para declarar ala selección gala como ganadora del certamen. Arconada siguió algunos años jugando al máximo nivel profesional en España, pero ya nunca fue el mismo. El segundo evento fue en el Mundial de Estados Unidos 1994, en el partido definitorio de la fase de grupos entre el anfitrión y la selección de Colombia. El defensa Andrés Escobar se barrió a un centro en el borde del área y metió un autogol increíble. A su regreso a Colombia, con la eliminación a cuestas fue víctima de un asesinato por aficionados que no podían superar la desgracia.

Espero que Loris Karius, así se llama el portero alemán del Liverpool, encuentre un final diferente a través de la RESILIENCIA.

Edilberto Peña de León

Edilberto Peña