¡Comparte en tus redes!

Cómo saber que estás tomando un taxi seguro

taxiEl problema de inseguridad en el país se ha agravado tanto, que usar el transporte público se ha convertido en una actividad de alto riesgo. No importa si utilizas el Metro, Metrobús, microbuses, camiones o taxis, en todos y cada uno de ellos pones en peligro tu vida.

En realidad, no queremos ponernos trágicos y hablar de la inseguridad, sino darte algunos tips para que siempre tomes taxis seguros.

Como bien debes saber, en la Ciudad de México, circulan dos tipos de taxis: los registrados (que pueden ser libres o de sitio) y los piratas. Son estos últimos donde corres más riesgos, pues la autoridad no los regula.

Una forma simple de diferenciar un taxi pirata de uno registrado es por la placa. Si ésta comienza con las letras A o B puedes estar tranquila, pues se trata de un vehículo registrado ante la autoridad para prestar servicios de transporte de pasajeros. En caso de que la matrícula del coche comience con número, será mejor que no lo abordes, pues se trata de un taxi pirata.

Otro detalle en el que debes fijar es en su licencia (tarjetón). Por ley, los taxistas deben colocar a la vista el tarjetón que los acredita como choferes de este tipo de vehículos. En él aparecen estos datos: nombre completo, clave única del operador; fotografía a color y Clave Única de Registro de Población (CURP).

Cabe señalar que, además del original, el chofer debe colocar una ampliación de su tarjetón en alguna de las ventanillas traseras del taxi. El objetivo es que el pasajero pueda leer fácilmente sus datos.

Una forma efectiva de no correr riesgos es siempre utilizar taxis de sitio, o recurrir a aplicaciones como Easy Taxi y Taxi Amigo, las cuales te permiten visualizar en tu dispositivo móvil el nombre completo y foto del chofer del vehículo que usarás, marca y placas de automóvil, así como el monto estimado del servicio.

En el caso de Taxi Amigo, puedes estar segura de que no se presentará ningún incidente durante tu viaje, pues transmite los datos de sus vehículos a la Subsecretaría de Control de Tránsito de la Ciudad de México.

El último consejo que queremos darte es que, a menos de que se trate de un taxi de sitio, jamás abordes un vehículo que ha estado inmóvil, esperando, pues este comportamiento suele ser utilizado por muchos delincuentes para asaltar a los pasajeros. ¿Cómo? Al arrancar el taxi, otro automóvil lo sigue, y al llegar a cierto punto, el taxista detiene el vehículo y permite que sus cómplices aborden la unidad para despojar al pasajero de sus pertenencias.

Comparte estos consejos con tus amigos y familiares.17