¡Comparte en tus redes!

Cómo saber si tu hijo es intolerante a la lactosa

intolerancia a la lactosaDurante los primeros años de vida, la leche es un alimento indispensable por su alto contenido en proteínas, calcio y vitamina D. El problema es que no todas las personas pueden digerirla adecuadamente. A esta condición se le llama intolerancia a la lactosa y afecta a más personas de las que crees.

Antes que nada, debes saber que la lactosa es un azúcar presente en la leche materna, así como en la de vaca, cabra y oveja. Además, puedes encontrarla en productos lácteos como el helado, el yogur y los quesos blandos.

Las personas intolerantes a la lactosa no producen suficiente lactasa, enzima del tracto intestinal encargada de digerir este azúcar de la leche, por lo que la lactosa permanece en los intestinos provocando molestias e inflamación.

Síntomas

Los síntomas comunes de la intolerancia a la lactosa son:

Estas señales suelen manifestarse media hora después de haber ingerido lácteos, sin embargo, hay gente que puede experimentarlas hasta dos horas después.

Cómo se detecta

Si tu hijo ha presentado alguno de estos síntomas, puedes confirmar si se trata de intolerancia a la lactosa, retirando todos los productos lácteos de su dieta, por dos semanas y observar si hay mejoría. Transcurrido ese tiempo, comienza a darle nuevamente estos alimentos para ver si las molestias reaparecen. Es importante que sólo le des pequeñas cantidades cada día.

Una de las formas de saber si su hijo tiene dificultad para digerir la lactosa es retirar todos los productos lácteos de la dieta del niño por dos semanas y ver si los síntomas desaparecen. Luego de dos semanas, vuelva a darle poco a poco pequeñas cantidades al día de productos lácteos para ver si los síntomas reaparecen.

Además, el pediatra puede realizarle una prueba para detectar los niveles de hidrógeno en su aliento. Esto se debe a que, cuando la lactosa no se digiere, se fermenta en el intestino y produce hidrógeno, el cual es exhalado a través de los pulmones.

Aunque es poco probable, también hay bebés intolerantes a la lactosa. Si sospechas que tu hijo tiene deficiencia de lactasa, debes acudir de inmediato al pediatra, pues esta condición impedirá que digiera la leche materna e impedirá su desarrollo y estado de salud en general.

Toma en cuenta que algunos bebés pueden presentar intolerancia a la lactosa transitoria, después de una enfermedad gastrointestinal o un tratamiento con antibióticos. Esta condición puede durar algunos días o semanas, por lo que debes consultar con el médico la posibilidad de sustituir la leche materna con una de fórmula sin lactosa, hasta que se regularice el organismo.

Lo más importante es que vigiles la alimentación de tu hijo y aprendas a distinguir los productos que no digiere correctamente.