¡Comparte en tus redes!

Cómo saber si tu hijo tiene autismo

autismoCada vez es más frecuente hablar del autismo, un padecimiento que afecta a uno de cada 68 niños en el mundo, y que tiene mayor incidencia en los varones. Aunque se detecta alrededor de los 18 meses de edad, existen algunas señales de alerta a las que debes prestar atención.

Antes que nada, debes saber que los trastornos del espectro autista (TAE) son un grupo de discapacidades que afectan el desarrollo social, y cuya causa aún se desconoce. Sin embargo, diversas investigaciones sugieren que tener una dieta rica en ácido fólico durante el embarazo, reduce el riesgo de tener un niño con autismo.

De acuerdo con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) existen tres tipos de TEA: el trastorno autista ( también conocido como autismo clásico), en el que el niño muestra retraso intelectual y del lenguaje; el síndrome de Asperger, que suele presentarse con algunos de los síntomas del autismo, pero en forma más leve, y el Trastorno Generalizado del Desarrollo no Especificado, o autismo atípico, en el que los niños tienen problemas de socialización, pero no manifiestan otros síntomas de autismo o Asperger.

Las señales de alerta varían según la edad de tu hijo, así que ubica el grupo en el que se encuentra y analiza si tiene alguno de los síntomas:

Autismo en bebés de menos de 12 meses

  • No muestra interés por los rostros de las personas.
  • No mantiene contacto visual, no sonríe y hasta parece que mira por encima o a través de las personas.
  • No siempre reacciona a los sonidos. No responde cuando lo llaman por su nombre, no se voltea para ver de dónde viene un sonido, ni parece sorprenderse cuando oye un ruido fuerte. Ten en cuenta que esta situación no es recurrente. Tu hijo puede responder a algunos estímulos auditivos y otros ignorarlos por completo.
  • No le gusta que lo abracen o lo toquen.
  • No muestra interés en las actividades o juegos típicos de bebés.
  • No balbucea, ni muestra otras señales tempranas de desarrollo del habla.
  • No hace gestos para comunicarse contigo, como levantar las manos para que lo cargues.

Autismo en niños de 12 a 24 meses

  • No hace gestos para comunicarse. No sacude la cabeza para decir sí o no, no dice adiós con la mano ni apunta con el dedo hacia lo que le quiere.
  • A los 16 meses aún no dice palabras solas.
  • A los 24 meses aún no dice frases de dos palabras.
  • Pierde habilidades verbales o sociales que antes tenía. Por ejemplo, el niño antes balbuceaba o decía algunas palabras, o mostraba interés en otras personas, pero ahora ha dejado de hacerlo.
  • Se aísla o se aleja de los demás. Tu pequeño parece ignorar a las personas a su alrededor y vivir en su propio mundo.
  • Camina de puntillas o no camina.

Señales de autismo en niños de 2 años o más

  • Presenta un atraso en el desarrollo del lenguaje. Es posible que no hable o le cueste participar en las conversaciones.
  • No expresa sus necesidades.
  • autismo2Tiene patrones de habla poco comunes. Tu hijo podría titubear o hablar con la voz entrecortada, o usar un tono de voz demasiado agudo o llano. En lugar de oraciones, el niño podría decir sólo palabras, o podría repetir una palabra o frase varias veces. En lugar de contestar una pregunta, tal vez te la repita.
  • No parece entender lo que le dicen los demás. Si tu pequeño tiene autismo, es probable que no responda cuando lo llaman por su nombre, no pueda seguir instrucciones; se ría, llore o grite.
  • Se enfoca completamente en un solo tema u objeto. También es posible que concentre toda su atención en una parte del artículo o una temática determinada.
  • Imita muy poco a los demás. Raramente imita lo que haces y no participa en los juegos de simular o representar.
  • Le gusta jugar solo. Tu hijo podría tener autismo si no le interesa compartir con otros niños.
  • Tiene un comportamiento rígido. Podría aferrarse a las rutinas y tener dificultad en los momentos de transición. Cualquier cambio imprevisto podría desencadenar un berrinche.
  • Es posible que tu hijo también deja seguir una rutina específica a la hora de comer.
  • Juega con objetos o juguetes de una forma poco común. Podría, por ejemplo, pasar largos ratos colocando sus juguetes en fila o en un determinado orden. También podría disfrutar de hacer cosas repetitivas, como abrir y cerrar puertas. O podría quedar absorto en apretar el botón de un juguete repetidas veces, o hacer girar las ruedas de un carrito, por ejemplo.
  • Se lastima a sí mismo, mordiéndose o golpeándose, por ejemplo.
  • Hace movimientos repetitivos, como sacudir los brazos y las manos.
  • Podría tener reacciones exageradas a ciertos tipos de dolor y no reaccionar lo suficiente a otros.
  • Es excesivamente sensible a muchos tipos de estímulos.
  • Podría tener miedos infundados y no demostrar miedo frente a algo realmente peligroso.
  • Los niños con autismo tienen problemas para dormirse, se despiertan a menudo durante la noche y a veces se levantan muy temprano en la mañana.
  • Un niño con autismo puede ser muy reticente, rebelde o demasiado activo. Podría ser hiperactivo, impulsivo o agresivo.

Si detectas alguna de estas señales, debes acudir de inmediato al especialista para que tu hijo reciba el tratamiento adecuado.