Cómo saber si tu hijo tiene un trastorno de aprendizaje

¡Comparte en tus redes!

Como padres, buscamos que nuestros hijos cuenten con todas las herramientas para abrirse camino en el mundo. De ahí que todo el tiempo estemos buscando que reciban la mejor educación. Sin embargo, las cosas pueden complicarse para ellos, cuando tienen dificultades para hablar o aprender los números y las letras.

Aunque es cierto que cada niño tiene su propio ritmo y estilo para aprender, tu hijo podría estar lidiando con un trastorno de aprendizaje.

En pocas palabras, loa trastornos de aprendizaje son alteraciones en las que el cerebro procesa la información, por lo que resulta difícil entender algunos conceptos. De acuerdo con cifras oficiales, uno de cada 10 niños en edad escolar presenta estos problemas.

Debes tener presente que, aunque los trastornos de aprendizaje afectan el rendimiento escolar y las relaciones interpersonales de los niños, el que tu hijo presente alguno de ellos no implica que su nivel de inteligencia sea menor, o que tenga problemas de agudeza visual y auditiva.

Sin embargo, los problemas de aprendizaje sí pueden desencadenar que tu hijo tenga problemas de autoestima y sufra depresión, ya que experimentará frustración y enojo al no poder comprender las cosas, como el resto de sus compañeros.

Como con muchos otros padecimientos, la mejor manera de ayudar a tu hijo es detectar a tiempo el problema, por lo que debes estar atenta a su desempeño escolar.

De acuerdo con los especialistas, los trastornos de aprendizaje pueden detectarse después de los 5 años de edad, pues es la etapa en la que los niños empiezan a leer y escribir. Las señales a las que debes estar atenta son:

  • Retraso del habla.
  • Problemas de pronunciación.
  • Dificultad para aprender nuevas palabras.
  • Dificultad para aprender a leer.
  • Dificultad para aprender los números o el alfabeto.
  • Dificultad para distinguir la derecha de la izquierda
  • Intervalos de atención cortos.
  • Dificultad para seguir instrucciones.
  • Dificultad para sostener correctamente el crayón o la lapicera.
  • Falta de concentración.

Si detectas alguna de estas señales, debes acercarte al pediatra de tu hijo para que los canalice con un terapeuta de aprendizaje. Él será el encargado de realizar las pruebas necesarias.

Es importante que sepas que estos trastornos no se curan, por lo que tu hijo debe encontrar la forma de sobrellevarlo. Tener el apoyo y cariño de la familia será indispensable para su experiencia de aprendizaje sea positiva.

No olvides alimentar su autoestima y alentar sus capacidades y gustos.