Cómo sentarse en una entrevista de trabajo

¡Comparte en tus redes!

Posiblemente creas que tu entrevistador no sepa nada de comunicación no verbal, sin embargo todos percibimos algunos mensajes generales, aunque no seamos expertos. De manera inconsciente el entrevistador puede ver en ti lo que estás transmitiendo en tu lenguaje no verbal. Por eso te damos algunas ideas sobre cómo sentarse en una entrevista de trabajo.

SABIDURÍA QUE AYUDA: Los primeros diseños de silla para oficina fueron hechos por Charles Darwin en la década de 1800, pues se dice que añadió ruedas a su silla personal para llegar más rápido a sus especímenes. Hoy en día muchos Godínez aprovechan la oportunidad para echar carreritas de silla en la oficina.

  1. Los ojos dicen mucho durante una entrevista, sonríe al reclutador discretamente al verlo por primera vez y demuestra confianza. Míralo a los ojos y luego participa del saludo. Da el apretón de manos sin desviar la mirada. Durante la entrevista es conveniente mantener el contacto visual, pero sin intimar.
  2. Durante una entrevista de trabajo es preferible no sentarse apoyado sobre el borde de la silla, pues eso transmite el mensaje de que estás incómodo o de que quieres irte pronto.
  3. Lo ideal es que permanezcas bien sentado, con los glúteos completamente apoyados sobre la silla y cerca del respaldo.
  4. Mantén tus hombros alineados, sin adelantar o atrasar ninguno de ellos, tu postura debe ser recta pero al mismo tiempo debes demostrar tranquilidad y sosiego. Evita ponerte nervioso, confía en ti.
  5. Inclina tu tronco ligeramente hacia delante, demuestra interés. Pero que tu posición no sea demasiado proclive, pues estarás invadiendo el espacio personal del entrevistador.
  6. Puedes permitirte apoyar los brazos en la mesa, siempre que no invadan la mitad del escritorio, pues así también estarás invadiendo el espacio personal de la persona que te califica.
  7. Si ya estás un poco inclinado, todavía hay un truco para demostrar mayor interés durante tu entrevista, puedes aplicar ésta estrategia justo cuando te platiquen en qué consiste el trabajo o cuando te hablen de la empresa. Se trata de inclinar un poco más el tronco hacia delante y luego regresar otra vez, un ligero movimiento que los demás interpretan de manera inconsciente como: “veo que en verdad te interesa lo que te digo”.