¡Comparte en tus redes!

Cómo ser Godínez y cuidar la dieta al mismo tiempo

Es común en muchas oficinas que los compañeros te inviten a los tacos o tortas de la esquina, nomás por puro compañerismo y en el nombre de la convivencia.

A veces pasa que la hora de comida se atrasa, adelanta o de plano se elimina por la carga de trabajo que tienes, …y ni modo, por el bien de la responsabilidad hoy no comes.

Dieta

Ser Godínez y cuidar la dieta

Lo que no sabes es que eso te hace más barrigón y aumenta el volumen y calidad de tus llantas salvavidas. Tu cuerpo entra en un estado de emergencia, pues se da cuenta de que no comes, por lo tanto almacenará todo lo que pueda la próxima vez que vayas a tragar, que en este caso sería hasta la cena. ¡Eso si no te peleas con tu mujer y te manda a tu cuarto (la sala) con el estómago vacío.

Come a tus horas. Evita posponer el único, íntimo y romántico momento que tienes con tu topper y olvídate de tu trabajo. Si te distraes y te alimentas bien, podrás llegar con más energías, con una mente despejada y relajada, con más ideas para hacerle la barba al jefe. Ya lo dice el dicho, “Barriga llena… mal del puerco”

No salgas a comer a la calle, lleva la comida casera preparada por tu mamá o tu amada esposa, así te ahorrarás el dinero de la quincena y podrás gastar el sobrante ¡en las cosas que más disfrutas!, pagar la tanda, la renta, tus deudas y el pago mensual del nuevo refrigerador.

Ya lo dice la célebre frase de Cuauhtémoc Blanco, “come frutas y verduras". Lleva tu bolsita de guayabas y manzanas a la oficina, las frutas contienen gran cantidad de antioxidantes que tal vez eviten que se oxiden tus aspiraciones a subir a un mejor puesto y, quién sabe, quizá se te haga realidad la canción de “El Patrón”, de Banda MS.

Hace daño estar sentado mucho tiempo, evita el sedentarismo. Seamos sinceros ¿cuántos no han deseado abandonar esa silla incómoda? ¡Esa que sólo hace más tormentosa la colitis y el estreñimiento! Párate de vez en cuando y realiza algunas sentadillas con vigor, puedes acompañar tus ejercicios con conteos a gritos “¡Uno!, ¡dos!”. Ya si de plano tienes miedo de que te vean como bicho raro, mejor levántate discretamente y estira las piernas.

Toma agua y elimina el chesco, eso te ayudará bastante a mejorar tu salud, nada de refresco y... toma las cosas con buen humor, reírse de uno mismo ayuda a liberar tensión.