¡Comparte en tus redes!

Arturo Arciniega

¿Cómo tener una boca saludable?

 

Soy el Dr. Arturo Arciniega y esta semana quiero hablarles sobre un tema del que escuchamos mucho, pero muy pocas veces le ponemos atención: la higiene bucal.

 

Imagínate que cada milímetro de saliva en tu boca, contiene 100 millones de bacterias y según expertos de la Escuela de Medicina Dental de Harvard, existen más de 615 especies de bacterias conocidas en la boca.

 

Pero, ¿por qué en tu boca viven tantas bacterias?

Porque tu boca es como una casa de playa para estos microorganismos, con una temperatura de 35ºC, grietas gigantes y cuevas llenas de azúcar y carbohidratos para vivir.

 

Como ves, la boca es un lugar que constantemente necesita limpieza y aunque desde que eras niño/a te han repetido mil y un veces los hábitos de higiene bucal, muchas veces los olvidamos y pensamos que no son importantes. Sin embargo, tener la boca limpia es mucho más importante y fácil de lo que piensas.

 

Para comenzar te diré qué cepillo de dientes es el mejor para ti, y como especialista en salud bucal, debo decirte que un cepillo de dientes eléctrico, nunca podrá ser igualado por uno manual y te explicaré por qué; simple y sencillamente porque el movimiento generado por el motor en las cerdas de un cepillo de dientes eléctrico es mucho más efectivo y profundo, que el movimiento que puedas realizar con la mano.

 

Sin embargo, el mejor cepillo de dientes es el que te haga sentir cómodo/a, sin importar si es eléctrico o manual; pero lo que sí importa es recordar que los dientes y la lengua, deben cepillarse como mínimo dos veces al día y después de cada alimento.

 

Pero recuerda, ¡el cepillo de dientes, no lo es todo!, porque existen otros factores que intervienen en una correcta higiene bucal, y estos son: la técnica del cepillado, pasta dental, limpieza y vida del cepillo e hilo dental.

 

La técnica del cepillado. Sostén el cepillo contra tus dientes en un ángulo de 45º y cepilla con movimientos de barrido. Aunque te lo hayan repetido infinidad de veces; los dientes de arriba se cepillan para abajo, los de abajo para arriba y las muelas en forma circular; sin olvidar que la cara interna de los dientes y la lengua, también se deben cepillar.

Obviamente una técnica correcta, acompañada de un cepillo eléctrico, puede ser un equilibrio perfecto para tener los dientes limpios.

 

Pasta dental. Existen muchísimas pastas dentales, sin embargo una que contenga flúor es altamente recomendada.

 

Limpieza y vida del cepillo. Piensa qué haces después de lavarte los dientes, seguramente lo secas con la toalla de manos y lo guardas en un estuche, sin embargo debes saber que esos hábitos no son recomendables porque un cepillo húmedo es perfecto para que se cultiven bacterias.

Lo que debes hacer es enjuagar con suficiente agua el cepillo y colocarlo en posición vertical para que seque antes de utilizarlo de nuevo.

 

Aunque te encante el color o diseño de tu cepillo de dientes, debes aprender a despedirte de él cada dos o tres meses; no olvides que el momento exacto para tirarlo o cambiar la cabeza si es eléctrico, es cuando las cerdas estén deformes, deterioradas o si tu sistema inmunológico se encuentre debilitado.

 

Es probable que vivas con alguien y si comparten baño, recuerda que sus cepillos nunca deben tocarse, porque las bacterias de uno, pueden pasarse a las del otro.

 

Hilo dental. Complementar tu cepillado con el uso de hilo dental, significa una limpieza completa, porque el hilo dental llega hasta esos espacios apretados entre los dientes a donde las cerdas no llegan.

 

La última recomendación para tener una correcta higiene bucal, es visitar cada 6 meses a tu dentista para una revisión completa.

¡Nos leemos próximamente! y recuerda ponerte en contacto conmigo para cualquier duda relacionada con la salud dental.

Dr. Arturo Arciniega.

Arturo Arciniega