Compra en línea de forma segura

¡Comparte en tus redes!

Ropa, zapatos, libros, películas, dispositivos electrónicos y hasta la despensa, todo eso y muchas otras cosas puedes comprar por internet. De hecho, adquirir mercancías en línea se ha vuelto cada vez más popular. Muchas personas prefieren visitar los portales de los grandes almacenes, que pasar horas formada, esperando para pagar.

Pese a ello, comprar en línea tiene sus riesgos. En ocasiones, la seguridad de tus datos personales e información bancaria puede verse comprometida, además de que estás expuesta a caer en diferentes modalidades de estafa. Ello sin contar que nada te garantiza que recibirás en tu hogar el mismo producto que estás viendo en pantalla.

Considerando todo esto, decidimos armar una lista con los mejores consejos para que compres en línea de forma segura:

  1. Conexión segura. Cuando vayas a comprar en línea, asegúrate de hacerlo desde tu casa o desde una red cerrada o que compartas sólo con gente de confianza. Evita usar conexiones WiFi públicas, pues nunca sabes quién más está usándola.
  2. Ofertas por correo. A todos nos llegan diariamente correos con ofertas de diferentes portales. En muchos de ellos encontrarás artículos que estabas buscando o que te interesan, pero cuidado. Jamás debes usar el acceso directo que aparece en el cuerpo del correo, pues en vez de llevarte al portal de la tienda online, podrías terminar en un sitio poco confiable y en el que tus datos se vean comprometidos. Siempre será mejor que entres por tu cuenta al portal y busques la oferta.
  3. Reputación del sitio. Antes de comprar en línea, siempre debes investigar la reputación del sitio. Una forma sencilla de hacerlo es buscar en Google reseñas de otros usuarios y averiguar qué tan seguro es comprar en ese portal.
  4. Políticas de cambio y devolución. Al igual que cuando compras por catálogo, cuando lo haces en línea, nunca tienes la certeza de que el producto que recibirás será el mismo que aparece en la fotografía. En muchos casos, los artículos son de menor calidad, así que siempre debes averiguar si puedes devolver el producto, en caso de que no te satisfaga. Si en el portal de la tienda no aparecen sus políticas de cambio y devolución, lo mejor será que no compres allí.
  5. Métodos de pago. Las tarjetas de crédito son el método de pago más popular en las tiendas en línea, pero si no tienes o quieres darle esta información a un desconocido, siempre puedes optar por una tarjeta virtual. La más popular es PayPal, para crearla sólo tendrás que asociar una cuenta de correo con tu tarjeta bancaria. Incluso puedes fijar el importe y caducidad. Algunos sitios también te dan la opción de pagar con depósitos bancarios y a contra entrega. Si tienes la oportunidad de pagar al contado, te recomendamos que elijas esta opción, pues podrás ver la calidad del producto antes de entregar el dinero.
  6. Recibos. Te sugerimos que guardes la página o archivo PDF en el que aparecen tus datos y las características del producto o servicio que adquiriste, pues te servirán para hacer reclamaciones, en caso de que tengas problemas con tus compras.
  7. Movimientos. Después de hacer tus compras en línea, revisa que todos los cargos en tu tarjeta estén correctos. Si alguno te resulta sospechoso, ponte en contacto con tu banco, quizás hayas sido víctima de un robo de identidad.

En todo caso, lo más importante es que le pierdas el miedo a comprar en línea. Si te das la oportunidad, descubrirás que internet te ofrece grandes beneficios.