¡Comparte en tus redes!

El corazón, es nuestra brújula

Martha Sánchez NavarroEn esta ocasión me gustaría platicarte del corazón, nos han hecho creer que es nuestra parte tonta, sentimental, que no es confiable y que nos mete en problemas.

Que el cerebro es nuestro parte inteligente, confiable, práctica y racional.

Como si estuvieran en continuo conflicto.

Que sufríamos a causa de nuestro corazón, el cual no sabía nada y sólo reaccionaba. Hoy sabemos de la inteligencia emocional, que es la más alta de las inteligencias.

Por algo se habla del sagrado corazón de Jesús y no de la sagrada mente de Jesus. Te voy a contar la parte metafísica de corazón, esto quiere decir, lo qué hay más allá de lo físico.

Tu corazón es tu brújula, gracias a él, puedes saber que es bueno para ti y lo que no lo es?

Cuando algo o alguien es positivo para ti, tu corazón te manda un mensaje y se expande, haciéndote saber que vas bien, que es bueno. Pero cuando algo no es bueno para ti, tu corazón se contrae, mandándote un mensaje, de que pares, que eso no es bueno.

El problema es que nos hemos acostumbrado a estar contraídos, por el miedo, el estrés o la tristeza, que cuando nos dice el corazón que sí, que sigamos adelante, nos hace sentir incómodos, por no estar habituados.

Entre las noticias, las novelas, las series y los dramas de la vida real, no estábamos en contacto con nuestro corazón, para escuchar estas señales. San Agustín dice; "Ama y has lo que quieras" no entendíamos esta frase. Lo que quiere decir es, si lo que te mueve hacer lo que haces es el Amor, difícilmente te vas a equivocar, pero si lo que te mueve es el miedo, que es lo opuesto al amor, entonces seguramente, te vas a equivocar.

Nuestro corazón es lo que nos mantiene conectados a la Fuente, a través de nuestros chakras, que son nuestros centros de energía. En nuestro corazón está la cámara trina, la flor de Liz que late al unísono, a través de nuestro cordón de plata, por nuestro chakra coronario, que nos conecta con el corazón de nuestro ser Superior o Ángel de la guarda y de ahí al corazón de la esencia Padre-Madre.

A través del Amor nos conectamos y es el amor de nuestro Padre lo que nos creo, para que nosotros disfrutemos de nuestro amor, de compartirlo  con los demás, disfrutando a la vez de su amor. Si te das cuenta nuestro corazón y su capacidad de amar, es la razón por la que estamos aquí, para ser felices y amarlo TODO.

También es nuestro pasaporte, porque es el que nos guiará de regreso a casa. Está diseñado para crear emociones positivas y nutrirse de las mismas, por algo es el único órgano que no le da cáncer, se auto purifica. Hay que permitirle hacer para lo que fue diseñado, para el amor.

El amor no duele, el amor no te hace débil, ni vulnerable!

Es todo lo contrario, además que es lo que te conecta a casa, es lo que te hace autosuficiente, porque si te amas a ti mismo, podrás compartir con los demás, sin necesitar a la gente para que te quiera.

"Ama a tu prójimo, como a ti mismo" aquí está la clave, primero aprende a quererte y aceptarte tal y como eres y después podrás amar a los demás, sin condiciones o sin querer cambiarlos. Las emociones positivas nos dan energía, nos recuerdan quiénes somos y de dónde venimos.

Dale crédito a tu corazón y aprende a escucharlo, manifiesta tu intuición.

Tu corazón nunca se equivoca.

Bendiciones

Martha 

Martha Sánchez Navarro