¡Comparte en tus redes!

Las 5 infecciones de transmisión sexual más comunes en México

I_D_7itscomunmex

Las enfermedades o infecciones de transmisión sexual (ETS o ITS) son consideradas un problema de salud pública en nuestro país, ya que se encuentran entre las primeras diez causas de morbilidad al registrar un promedio de 220 mil casos anuales.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) existen más de 30 patógenos que pueden transmitirse por contacto sexual. Ocho de estos agentes están relacionados con las enfermedades de mayor incidencia.

De esas ocho infecciones, cuatro son curables: sífilis, gonorrea, clamidiasis y tricomoniasis. Las otras cuatro, hepatitis B, herpes, VIH y VPH, son infecciones virales incurables que pueden mitigarse con tratamiento.

En México, 30% de los jóvenes de entre 18 y 30 años han padecido alguna de estas infecciones, según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Las 5 más comunes son:

  1. Virus del Papiloma Humano (VPH). Es la ITS con mayor incidencia en nuestro país al reportar 23.3 casos por cada 100 mil habitantes. Puede contraerse al tener relaciones sexuales vaginales, anales u orales con una persona infectada. Algunos tipos de VPH pueden causar verrugas genitales o cánceres. Es la principal causa del cáncer cervicouterino.
  1. Tricomoniasis. Transmitida por el parásito Trichomonas vaginalis. Sólo 30% de los infectados presenta síntomas. Los hombres pueden sentir picazón o irritación dentro del pene, ardor después de orinar o eyacular y presentar alguna secreción en el pene. En tanto, las mujeres pueden notar picazón, ardor, enrojecimiento o dolor en los genitales, molestia al orinar, o una secreción clara con un olor inusual que puede ser transparente, blanca, amarillenta o verdosa.
  1. Sífilis. Puede contraerse al entrar con una llaga de sífilis durante el acto sexual. Aunque curable con antibióticos, el tratamiento no revierte los daños causados por la infección. Si no se trata adecuadamente puede ocasionar la muerte. Los síntomas se dividen en fases: primaria, secundaria, latente y avanzada. La llaga de sífilis que aparece justo después de infectarse no produce dolor y puede confundirse con un pelo encarnado, una cortadura con un cierre u otro golpe. En la segunda fase aparece un sarpullido que no produce picazón.
    En la fase latente, todos los síntomas previos desaparecen. Si no recibió tratamiento, puede seguir con la enfermedad por años sin presentar ningún signo o síntoma. La mayoría de las personas que no reciben tratamiento no evolucionan a la fase avanzada de esta enfermedad. Sin embargo, cuando esto sucede se presenta dificultad para coordinar los movimientos musculares, parálisis, entumecimiento, ceguera y demencia. En esta etapa, a la que podría tardar hasta 30 años en llegar, la enfermedad daña sus órganos internos y puede causar la muerte.
  1. Es causada por la bacteria Neisseria gonorrea. Además de transmitirse por vía sexual, las madres pueden contagiar a sus bebés durante el parto. La enfermedad se caracteriza por la inflamación de las vías urinarias y los genitales que llegan a producir flujo en exceso. También puede presentarse en la garganta y el recto. Es común entre los jóvenes de 15 a 24 años.
    Los hombres suelen presentar sensación de ardor al orinar, secreción de color blanco, amarillo o verde del pene y dolor e inflación de los testículos. Las mujeres presentan dolor o sensación de ardor al orinar, sangrado vaginal entre periodos y aumento de la secreción vaginal.
  1. Infección bacteriana que usualmente no presenta síntomas. Aunque a menudo el daño que causa pasa desapercibido causar problemas de salud graves. En el caso de las mujeres, al no recibir tratamiento la infección podría propagarse a las trompas de Falopio, el útero y causar Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP). Es posible que este padecimiento dañe permanentemente el aparato reproductor por lo que es imposible embarazarse o tener un embarazo ectópico (fuera del útero).

 

En cambio, los hombres raramente tienen problemas asociados a la clamidia. En algunas ocasiones la infección se propaga a los conductos que transportan el semen, causando dolor y fiebre. En casos aislados puede provocar infertilidad.

No olvides que al ser una persona sexualmente activa es tu responsabilidad cuidar de tu pareja y de ti mismo, por lo que siempre debes tener sexo con protección.

 

Fuente: OMS, CNN, Salud 180, Centro para el Control y Prevención de Enfermedades y la Facultad de Medicina de la UNAM.