¡Comparte en tus redes!

Cuándo decirle a mi hijo que es adoptado

Cuándo decirle a mi hijo que es adoptado

Cuándo decirle a mi hijo que es adoptadoq

Si adoptaste un niño en algún momento de la vida tendrás que decirle la verdad, no se lo podrás ocultar toda la vida, tarde o temprano se enterará. Si vas a adoptar un niño, debes contemplar que en algún momento de la vida le dirás la verdad a tu hijo.

Los padres tienen miedo de decir esto a sus hijos adoptados porque sienten que el pequeño se sentirá poco deseado. Lo cierto es que el niño sí fue deseado, además de que proporcionó a la familia muchas alegrías. Es mejor adelantarte a la posibilidad de que se entere por cuenta propia, eso te da la responsabilidad de decírselo.

¿Cuándo contarle?

¿Cuál es el momento ideal? No deberías esperar a que el niño o la niña llegue a la adolescencia para decirle que no eres su padre o madre biológico, los expertos recomiendan que sea cuando el niño tenga 5 o 6 años de edad. A esa edad debe saber la verdad. A los 3 años el pequeño no podrá saber o comprender el concepto de adopción, pero sí cuando es dos años más grande. Si el niño empieza a preguntar es preferible comenzar a explicarle todo. El niño tiene derecho de conocer su identidad, también tiene derecho de conocer de dónde viene, pues esta información forma parte de su identidad. Ten en cuenta que si no le informas a tu hijo que es adoptado traicionas el voto de confianza, y la confianza es indispensable para unir a las personas. De acuerdo con los expertos, si el niño se entera siendo pequeño, tendrá la oportunidad de poder aceptar la idea e integrarse al concepto de haber sido "adoptado".

¿Quién debe decírselo?

Los niños deben enterarse de boca de sus propios padres adoptivos, de esta manera el mensaje es positivo y le da la oportunidad a los padres que el niño confíe en ellos. Si el niño se entera por otras fuentes está el riesgo de sentir sentimientos de ira y desconfianza hacia sus padres, por lo tanto es probable de que vea la adopción como algo malo o vergonzoso. Además se preguntará por qué sus padres guardaron el secreto.

¿Qué hacer si el niño hace preguntas?

Cuando un pequeño se entera de estas situaciones, lo más seguro es que comience a hacer preguntas, lo más correcto es que los padres presten cuidado, sean atentos y escuchen las dudas de su pequeño, entonces podrán, poco a poco, ir resolviendo sus dudas.

Es normal que el pequeño comience a hacer preguntas tiempo después de que le hayas informado, así que es mejor que la información se la vayas dando de forma progresiva. Así le ayudarás a asimilar mejor esta realidad.

¿Cómo decírselo?

Lo principal es decirle que fue el amor lo que movió a los padres a adoptarlo, y que sus padres biológicos también lo tuvieron por amor, sin embargo, por ciertos motivos ellos no pudieron cuidarlo, por eso decidieron que otra familia podría cuidarlos. Es importante decirle que la familia es más feliz desde el momento en que él formó parte de la familia.

¿Qué no debes decir?

Se trata del momento en que le estás comentando la verdad a tus hijos, entonces, por bien de tu propio hijo, nunca debes mezclar pequeñas mentiras con la verdad. Bajo ninguna circunstancia digas mentiras. Si le proporcionas los datos correctos él podrá asimilar mejor la información. Esto va apara los datos personales y para el tema de la adopción, es decir, habla de ella de forma natural y sin tabúes, pues así hablas con seguridad y de cierta forma le das a entender a tu hijo que no se trata de algo malo.

¿Cuál es el mejor lugar para decirle?

Los dos padres deben estar presentes en el lugar donde decidas explicar la situación al pequeño. Si tienes miedo, no temas en pedir ayuda, hay personas especializadas que podrán asesorarte cuando quieras charlar con tu pequeño. Busca un lugar con un ambiente en donde tu hijo se sienta cómodo, seguro y relajado.

¿Qué hacer si el niño ya no quiere saber nada?

No insistas en hablar sobre este tema, hazle saber que cuando tenga interés y quiera hablar del tema tú y tu pareja siempre van a estar dispuestos a darle respuestas. Después de un tiempo el niño preguntará y, cuando llegue ese momento, podrás hablar con él.