¡Comparte en tus redes!

Cuando internar a alguien en un hospital psiquiátrico

Edilberto Peña De LeónLlevo un par de semanas en que he tenido varios pacientes con agravamiento de sus síntomas a un nivel que ha sido necesario considerar la posibilidad de internarlos en el hospital psiquiátrico. Inmediatamente la noticia causa preocupación e incertidumbre en los familiares, por dos motivos principales: desconocimiento de cómo funciona y que va a pasar en el hospital. En segundo lugar, el estigma que existe sobre los que antes eran conocidos como “manicomios”.

Existen dos condiciones principales por las cuales un psiquiatra toma la decisión de internar a un paciente:

  • Situación de peligro sobre la vida del paciente o la de los demás: hay varias enfermedades que pueden hacer que uno piense en la muerte o cometa actos temerarios que pudieran desencadenar en una tragedia. Principalmente estamos hablando de depresión severa con ideación suicida. Y también del estado contrario a la depresión, que se le llama manía, donde por la euforia y la hiperactividad física tan exageradas lo colocan a uno en situaciones de riesgo.
  • Psicosis: y no estamos hablando de la película de Alfred Hitchcock. Así conocemos en psiquiatría al episodio donde una persona pierde contacto con la realidad. Esto se puede producir dentro de enfermedades con alucinaciones y delirios como la esquizofrenia o en el estado ya descrito de manía severa.

Características actuales de los hospitales psiquiátricos:

  • Los pacientes regularmente no usan uniformes, andan con su ropa, sólo con algunas restricciones como los cinturones y las agujetas de los zapatos.
  • No están atontados y babeando como en las películas, se encuentran en sus cuartos y paseando por las instalaciones, donde constantemente tienen terapias o trabajos en grupo.
  • Ya nadie se queda encerrado de por vida en el hospital psiquiátrico (como en las telenovelas donde les quieren quitar la herencia). Los internamientos ya son relativamente cortos, estamos hablando de un par de semanas, máximo 21 días; ya que actualmente los medicamentos son tan efectivos que los pacientes se recuperan a la brevedad.
Edilberto Peña