¡Comparte en tus redes!

Cuándo pedir un préstamo bancario para tu negocio

prestamoPedir un préstamo bancario es un arma de dos filos, ya que puede darle a tu negocio el impulso necesario para posicionarse en el mercado, o de plano sumirlo en la bancarrota. De ahí la importancia que sepas reconocer el momento idóneo para solicitar el apoyo monetario de una institución financiera.

Antes de acercarte a algún banco, es importante que analices tu situación financiera. Al menos eso recomiendan diferentes instituciones crediticias y especialistas en administración, quienes además sugieren que tomes en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Necesidad. Suena bastante obvio, pero es necesario que evalúes si de verdad necesitas el dinero. ¿Sabes qué harás con él? Según los expertos, debes solicitar el capital únicamente si tienes planeado hacer mejoras a la empresa, como contratación de más personal, modificación de procedimientos o cambio de maquinaria; así como cuando tienes la certeza de que realizarás una venta y requieres financiamiento para completar la orden del cliente.
  2. Opciones. Es necesario que conozcas todas las opciones de crédito que existen, y las condiciones de cada institución financiera. Esto te permitirá identificar cuál es el que se adapta mejor a tus necesidades y a tu situación económica.
  3. Producto financiero. Para que no te lleves sorpresas desagradables, es importante que antes de firmar, leas los términos y condiciones del producto que vas a contratar. Si tienes alguna duda, pregúntale al ejecutivo bancario. Lo importante es que conozcas a detalle el préstamo que vas a solicitar.
  4. Finanzas. Una vez que hayas elegido el producto financiero que más te conviene, debes hacer un presupuesto en el que incluyas el pago de las mensualidades. Así podrás saber qué tan factible es que tus ingresos te permitan cubrir el préstamo.

Si ya estás decidida a solicitar el préstamo bancario, debes cumplir con los requisitos del banco. En su mayoría, estas instituciones financieras analizan:

  • El historial crediticio del dueño o principal accionista de la empresa en el Buró de Crédito.
  • Plan de negocios para evaluar si los ingresos de la empresa son suficientes para pagar sus gastos y sus costos.
  • Estados financieros (ventas, utilidades, flujos, liquidez, nivel de apalancamiento).
  • El equipo administrativo de la empresa.
  • Cartera de clientes.

Una vez que tengas el capital, adminístralo correctamente y evita gastos innecesarios.