¡Comparte en tus redes!

Cuando te cuesta pedir perdón a tu pareja

Cuando te cuesta pedir perdón a tu pareja

Cuando te cuesta pedir perdón a tu pareja

A veces el orgullo nos impide pedir disculpas a nuestra pareja, sentimos que merecemos que la otra parte se disculpe y no nos parece justo bajar la guardia, sobre todo cuando creemos tener la razón, sería como aceptar que nos equivocamos cuando no es cierto. ¿En qué me conviene pedir disculpas? ¿Qué gano yo si pido perdón a mi pareja?

A veces perder una pequeña batalla nos hará ganar la guerra, es decir, más vale dar el brazo a torcer que vivir un tiempo más prolongado estando disgustados. Es más inteligente ceder en algunas cosas y darle la razón a la otra parte.

Algo que es muy difícil y le cuesta trabajo a la mayoría de las personas es pedir perdón, reconocer nuestros errores no es cosa sencilla, pero a veces es necesario dejar a un lado el orgullo y pedir perdón por actos que han lastimado a nuestros seres queridos. Sobre pedir perdón, alguna vez alguien aseguró que el perdón engrandece a quien lo pide y ennoblece el que lo recibe. Engrandece a quien lo pide porque te hace grande aceptar tus errores, te hace noble perdonar porque cuando alguien te pide perdón bajas la guardia. Si tú pides perdón probablemente tu pareja sea más comprensiva y comience a disculparse también por los errores que haya cometido o por lo que te haya dicho, entonces ambos entran en un diálogo pacífico, amigable y ameno.

Si mentiste, traicionaste su confianza o hiciste alguna otra cosa que ofendió o lastimó a tu pareja, comienza con un diálogo, trata de comprender por qué llegaste a cometer ese error y pide disculpas, pero cuidado, no hables mucho. Discúlpate y después guarda silencio, deja que tu pareja se desahogue y resiste las ganas de defender tu punto de vista. Si eliges ser paciente y esperar a que la otra parte termine de hablar habrás logrado que la relación vaya por buen camino.